Se abre una disputa atípica por la presidencia del Consejo Gremial

Se abre una disputa atípica por la presidencia del Consejo Gremial
CONSEJO_GREMIAL23112021.jpg

En tres semanas el Consejo Gremial Nacional (CGN) escogerá el presidente que llevará su vocería durante las elecciones del 2022. 

Por primera vez en muchos años la elección pinta reñida y no consensuada, como suele ser. En campaña están Jaime Alberto Cabal,  presidente del gremio de los comerciantes, Fenalco y Francisco Lloreda, presidente del gremio de los petroleros, la ACP.

El Consejo es una asociación de 30 gremios empresariales, que desde los años 90 ha llevado la vocería de una parte significativa de los empresarios del país. Su presidente tiene el privilegio de tener mayor visibilidad que la que pueden tener otros líderes gremiales, porque representa a un mayor número de empresas, tiene acceso directo al Presidente de la República y a los medios de comunicación.

La campaña para suceder a Julián Domínguez (Confecámaras) arrancó oficialmente a finales de la semana pasada, cuando se hizo oficial la primera candidatura, la de Cabal, a través de una carta que enviaron cuatro miembros del Consejo que son los que impulsan su nombre.

La carta dice que Cabal es un candidato que puede ejercer una representación cuando el país entra en “procesos electorales donde estarán en juego nuestros valores democráticos, así como las libertades individuales y empresariales”.

Pero, según le contaron a La Silla cuatro fuentes del CGN también está en la puja el presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo, Francisco Lloreda, quien ha llamado a los afiliados a hacer campaña. Consultado por La Silla, Lloreda dijo que varios presidentes de gremios le habían pedido que se lanzara.

Aunque no hay una postulación oficial, Lloreda cuenta con un punto que puede jugar tanto a su favor como en su contra: su posición en defensa de la industria petrolera que reúne en su gremio, puede terminar convirtiéndolo (y al CGN, si llega a presidirlo) en uno de los líderes empresariales más visibles en contra de Gustavo Petro.

Eso quedó en evidencia tras la entrevista de Gustavo Petro en El Tiempo en el que ratificó su propuesta de acabar con los contratos de exploración petrolera en cuanto llegara al cargo, Lloreda salió a los medios de comunicación a advertir sobre los peligros de esta propuesta.

“Se puede terminar ‘petrolizando’ la discusión en el Consejo Gremial”, dijo uno de sus miembros.

En el pasado, el rechazo a Petro también llevó a los líderes del CGN a tomar por primera vez en su historia una posición clara a favor de un candidato en las pasadas elecciones y apoyaron al actual presidente Iván Duque.

Otro de los líderes gremiales consultados, sostuvo que por eso, una presidencia de Lloreda no sería necesariamente mala, pues en todo caso el CGN necesita a un vocero fuerte que podría ser Cabal o Lloreda.

Cabal, de Fenalco, también ha sido un vocero contundente. Su nombre en particular, tomó relevancia en la pandemia por sus pronunciamientos ante la afectación que tuvieron las cuarentenas en el comercio, sector que representa. Tuvo acaloradas discusiones públicas tanto con la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, como con el presidente Iván Duque, por los confinamientos.

Ambos han tenido vínculos con el partido Conservador y son del Valle del Cauca, el departamento más golpeado por el paro de este año.

En las elecciones del año pasado ganó Julián Domínguez, actual presidente y vocero de Confecámaras. Aunque fue el único candidato, su elección fue polémica porque tuvo cinco votos en contra, de presidentes de gremios que consideraban que era demasiado cercano al gobierno.

Una calificación que Domínguez rechaza: "fue elegido con 24 votos, una mayoría amplia. Y claro que soy amigo del Gobierno pero eso no quiere decir que no nos hayamos pronunciado en contra de lo que no nos gustaba, como la modificación a la ley de Garantías", dijo el líder gremial.

Su gestión, para tres de las cuatro fuentes con las que hablamos para esta nota fue decepcionante, porque tardó en pronunciarse y buscar consensos en varios temas claves como la reforma tributaria y la modificación de la Ley de Garantías. Aunque finalmente el Consejo Gremial publicó comunicados en contra de ambos.

Y una tercera fuente nos dijo que esa decepción no era unánime.

Domínguez tampoco se pronunció ante el surgimiento de Aliadas, un nuevo gremio de gremios, que es una competencia directa del Consejo Gremial, y que puede limitar al Consejo capacidad de crecer al recoger nuevas asociaciones empresariales de sectores económicos nuevos. 

De acuerdo con Domínguez es normal que se den estos debate sobre su gestión en el Consejo Gremial, pero no es esa la razón por la que la asociación necesita un vocero fuerte, sino las elecciones de 2022 y la llegada del nuevo Gobierno.

"Se necesita un presidente que no solo sea capaz de dialogar con el Gobierno, sino también con todos los grupos de interés, con la ciudadanía", dijo Domínguez.

Para concretar las candidaturas para sucederlo Cabal y Lloreda deberán presentar una plancha con su nombre y la de su eventual vicepresidente, y la votación será el 9 de diciembre. De darse la puja sería la primera en varios años en que hay disputa por la presidencia del Consejo Gremial, porque ninguno de los dos cuenta en este momento con los 16 votos que necesitan para ganar.


Nota del editor: Actualizamos este artículo con la versión del presidente del Consejo Gremial Nacional, Julián Domínguez, con quien pudimos contactarnos tras la publicación del mismo.

Compartir
0