#SeMueveLaContraReforma

#SeMueveLaContraReforma
fd_0(1).jpg

La reforma a la justicia no ha salido del Congreso y ya está tomando fuerza una iniciativa ciudadana para derogarla. La indignación ciudadana se tomó a Twitter y Facebook y ya se está tejiendo una red para deshacer lo hecho por el Congreso con el visto bueno del Gobierno nacional.
La idea surgió de una coalición ciudadana por la justicia creada desde hace varios meses. Originalmente buscaba hacerle seguimiento al trámite de la Reforma a la Justicia pero con el tiempo el grupo se dio cuenta de que esa reforma quería darle una estocada a la Constitución del 91 y modificar el reparto de poder entre las ramas del poder público.

La idea de este grupo es tumbar la Reforma mediante dos estrategias. La primera, demandar la constitucionalidad de la reforma ante la Corte Constitucional alegando la sustitución de la Constitución y problemas de forma. Y la segunda, buscar la derogatoria de toda la reforma convocando al pueblo a votar en su contra.
Su idea es que la petición vaya más allá de una campaña en twitter, tipo senador Merlano, donde se logró despliegue pero no un objetivo real que era que el senador renunciara. Aquí el objetivo es llegar a las urnas.
"No nos quedaremos como un fenómeno de redes sociales, aunque ya la etiqueta #SeMueveLaContraReforma sea una tendencia en Twitter. Tampoco seremos una burbuja mediática, pero extendemos una invitación cordial a todos los medios de comunicación para que nos ayuden en la difusión de esta iniciativa", dice un que emitieron algunos de los principales impulsores en la red.
Con el paso del seguimiento al activismo, el hashtag inicial de #ReformaJusticia se transformó en el de #SeMueveLaContraReforma. Éste comenzó a moverse en las redes sociales desde ayer, y un poco antes de medianoche se convirtió en . en Colombia. Es decir,  está entre los temas más tratados en twitter. Hasta ahora no ha salido de ahí y, según los reportes de twitter seguidos por La Silla Vacía, hay por lo menos un trino cada diez segundos.

Los promotores se oponen a la contrareforma política que ha creado esta reforma constitucional y que cambia el equilibrio entre las Ramas del poder público, por ejemplo, permitiendo que el Congreso le extienda el período a los actuales magistrados. También se oponen porque consideran que le rapa poder a los ciudadanos al debilitar las herramientas que existían para controlar a los congresistas. La Reforma establece, por ejemplo, que ahora los ciudadanos tienen que poner personalmente las denuncias contra los miembros del Congreso, lo que evitaría que alguien lo haga.
Por otro lado, con las modificaciones a los requisitos de la pérdida de investidura, en la práctica hace más difícil que algún senador o representante pierda su puesto por acciones indebidas. Lo peor -dicen los promotores- es que no resuelve los problemas de fondo de la justicia que supuestamente dieron origen a la reforma: no resuelve la congestión, ni la mora en hacer justicia y tampoco ataca los problemas procesales. Todos estos argumentos están expuestos en un documento escrito hoy mismo por Hernando Yepes y que se puede leer .
Y además están indignados por la forma como se realizó la aprobación, especialmente en esta última etapa de la conciliación.

Entre los gestores de la iniciativa están varios ex constituyentes como María Teresa Garcés, Horacio Serpa, Iván Marulanda, Jesús Pérez y Otty Patiño. Y organizaciones ciudadanas como la Moe, Viva la Ciudadanía y Plural (que reúne a muchos de los líderes de la Séptima Papeleta, la iniciativa ciudadana que llevó a la expedición de la Constitución de 1991).
 

 
Como para convocar a los ciudadanos a que voten por derogar la norma necesitan tener firmas equivalentes al cinco por ciento del censo electoral, su primer paso es ampliar la convocatoria y unirse a grupos en Bucaramanga, Cali, y otras regiones que también están indignados con la Reforma y la actitud complaciente del Gobierno.

Los del Polo y otros congresistas como Angela María Robledo han dicho que se unen la iniciativa pero la idea es que ésta no se politice y se mantenga como ciudadanana.

Compartir
0