Si las elecciones del 2014 fueran mañana…..

Imagen
h_12(1).jpg

Así como las eliminatorias para el Mundial de Brasil, que se celebrará en Junio del 2014, ya van por la cuarta fecha, las campañas para las elecciones del Congreso y de la Presidencia que se realizarán un mes antes del partido inaugural están bastante avanzadas.

 

Así como las eliminatorias para el Mundial de Brasil, que se celebrará en Junio del 2014, ya van por la cuarta fecha, las campañas para las elecciones del Congreso y de la Presidencia que se realizarán un mes antes del partido inaugural están bastante avanzadas.

La competencia para elegir alcaldes y gobernadores destapó varias cartas y hechos como el golpe a “Alfonso Cano” y el malestar en sectores sociales como los sindicatos y los estudiantes permiten avizorar el panorama de lo que puede pasar en las elecciones del 2014, si no ocurren hechos extraordinarios:

1.Santos no tendrá competidor para su reelección

La reelección del Presidente parece tan cantada que sus posibles competidores decidieron aplazar sus planes para el 2018. Germán Vargas Lleras amarró su suerte a la de Santos, el liberalismo se ha anticipado a promover un nuevo período del Presidente y Petro y Fajardo estarán ocupados en sus cargos de alcalde y gobernador para los que fueron elegidos recientemente.

Habrá uno o dos candidatos de izquierda que le apuestan a que el descontento social va a seguir creciendo y que ellos tendrán capacidad de representar electoralmente esa inconformidad.  Antonio Navarro Wolf, que liderara a los Progresistas esperará hasta último momento para decidirse entre el Senado o la candidatura presidencial y Clara López, en el 2014, hará calentamiento para la campaña a la alcaldía de Bogotá en el 2015. Cualquiera sacará una buena votación, que resultará sin embargo una victoria pírrica ya que el 30%, que son tres millones y medio de votos alcanzan para contarle a los nietos y nada más. Los Verdes apoyarán a Santos.

Los vientos soplan a favor de la popularidad del Presidente. Registra un 83% de imagen favorable y la economía, que suele ser factor determinante, va creciendo por encima del 5%. Hay una tasa de desempleo de alrededor del 10% y el gasto público va a crecer. Los programas sociales de éste Gobierno serán protagonistas en los próximos dos años, gracias al esquema institucional recientemente puesto en marcha y a la capacidad ejecutiva de sus responsables.

El Presidente mantendrá –hasta su reelección- una gran mayoría en el Congreso, la cual ya fue puesta a prueba por Uribe que más tardó en pedir que no se aprobara la Reforma de la Justicia en que esta recibiera su segundo debate. Lo que los politólogos llaman los factores de poder están todos del lado del Presidente y en los meses que quedan para la elección presidencial eso no va a cambiar.

2.El uribismo armará tolda aparte

Está claro que el expresidente Alvaro Uribe no se siente representado en el Gobierno de Santos con quien tiene grandes diferencias conceptuales e ideológicas, así como de estilo,  por lo que no apoyará su reelección y seguramente tendrá un candidato propio que sería Oscar Iván Zuluaga o Juan Lozano, quien estaría dispuesto a hacer el ejercicio –como Clara López- como calentamiento para la campaña a la alcaldía del año inmediatamente siguiente. Lozano tendría que renunciar del Partido de la U al menos un año antes, mientras que Zuluaga no tiene esa limitación dado que ni  es de la directiva del Partido, ni ostenta cargo de elección a su nombre.

Hay que recordar que Uribe no ha sido formalmente de la U nunca. En sus dos elecciones se postuló con firmas y no ha pertenecido a las directivas de esa organización. En las elecciones locales recientes usó un lenguaje ambiguo e incluso en algunos casos apoyó candidatos distintos a los del Partido.

El expresidente no va a dar pelea interna para quedarse con el control de la U, por lo que organizará su propio movimiento tal como lo ha hecho en el pasado.

3.La verdadera elección se centrará en el Senado

 

El expresidente Uribe encabezará una lista cerrada al Senado, él sabe que en el lugar donde la oposición resulta efectiva es en el Congreso y calcula que podría obtener el 25% de las curules. En su lista estarán algunos de sus candidatos derrotados en las elecciones del 30 de Octubre, pero que obtuvieron votaciones importantes como Martha Pinto, Federico Gutiérrez y Carlos Mario Estrada, que Uribe destacó como personas que inician una carrera política. Algunos de los actuales miembros de la U se irán con él pero serán pocos.

La febril campaña que el expresidente emprendió durante los últimos meses solo se explica en la perspectiva de formar su propia organización para emprender la campaña del 2014 y el cálculo de obtener tres millones de votos no parece exagerado, ni inalcanzable.

Los demás partidos tendrán entonces que “presidencializar” la campaña al Senado. Germán Vargas Lleras encabezará la lista del liberalismo reunificado y será el gran contradictor de Uribe y defensor de Santos. Su paso por el Gabinete ministerial es transitorio. De hecho su cuarto de hora pasó con el primer año de Gobierno. Ahora con un Ministro de Justicia pierde lo más importante de su agenda y quedan los dolorosos, las movilizaciones, los paros, etc. Últimamente se le ha visto poco y no precisamente en su mejor momento. Sus declaraciones con ocasión de la protesta estudiantil han sido fuera de tono e incluso rectificadas por el Presidente. Se montó al tema de Sayco lo que es una muestra de que se le acabaron los temas “gruesos”. Estará un año más, buscará algún otro espacio y estará listo para participar en las elecciones de 2014, pero no como quisiera, como candidato presidencial, sino como promotor de la reelección de Santos.

Los conservadores volverán a confiar en pequeños feudos regionales que sumados le permitirán mantener alrededor del 15% de las curules (hoy tienen un poco más del 20). Los progresistas de Petro se llevarán un 15%, recogerán el voto de “opinión” con tendencia de izquierda, encabezados por Navarro y con una lista “sancocho” como la que siempre promovió el M-19, que es el verdadero reencauchado después del 30 de Octubre. Los verdes pasarán de 5 a 7 u 8 senadores y probablemente Lucho esta vez se anime a encabezar esa lista. El Polo apenas logrará el umbral y obtendrá un par de curules igual que el Mira. La U reducirá su representación a la mitad de lo que hoy tiene, pero seguirá siendo necesaria para canalizar las disputas regionales, por lo que no podrán irse todos al liberalismo.

Con esas cuentas el Presidente Santos tendrá una coalición bastante inferior a la de hoy e incluso puede quedar en minoría. Uribe liderará la oposición de derecha y probablemente a él se sumen los conservadores.

Hay algunos jugadores nuevos cuyo rol todavía es incierto. Alex Char, Alonso Salazar –que será la expresión política de Fajardo- y Judith Pinedo  pueden ser actores nacionales importantes pero no como para cambiar el panorama sino para reforzar o liderar alguna de las tendencias. ¿ Y Serpa?, ¿Será el obstáculo de Vargas Lleras en el liberalismo?

Hagan sus apuestas. Esta es la mía.