Uno de cada cuatro aportantes a la campaña de Ospina ha tenido ‘camello’ en la Alcaldía de Cali

Html
ospina-portada_0(0).jpg

De las 124 personas y las 11 empresas que aportaron a la campaña de Ospina, 33 han tenido contratos cortos de prestación de servicios.

La campaña de Jorge Iván Ospina tuvo una particularidad y es que se financió con muchos aportes pequeños. La Silla Vacía encontró que uno de cada cuatro de los que aportaron ha obtenido desde entonces contratos -la mayoría también pequeños- con su Administración o ha sido vinculado a ella.

La campaña del hoy Alcalde de Cali registró en el aplicativo Cuentas Claras un poco más de 840 millones de pesos de ingresos entre contribuciones, donaciones y créditos. En total, hubo 181 aportes de 11 empresas y 124 personas. 

De esos, 33 han obtenido un contrato en la Alcaldía y cuatro más son altos funcionarios: César Augusto Lemos Posso, asesor del despacho de la Alcaldía y quien lidera el Grupo contra Invasiones; Jesús Darío González, secretario de Gobierno; Luz Marina Cuellar, directora de la Oficina de Comunicaciones y Nhora Yhanet Mondragón, directora del Departamento Administrativo de Contratación Pública.

Es decir, el 26,6 por ciento de los aportantes ha trabajado en la Alcaldía. Cabe aclarar que el aportante Walter Triviño González, figura en Secop como representante legal del Equipo Scout de Emergencia (que tuvo un contrato por 131 millones) pero no con un contrato directo para él.

 

A excepción de los cuatro aportantes que ahora hacen parte del gabinete y fueron nombrados por el Alcalde con sueldos, los otros 33 -que en total donaron 104 millones- fueron contratados de forma directa, por prestación de servicios para apoyar la gestión de diferentes entidades de la Alcaldía por un máximo de 4 meses y por montos que van desde los 2,7 hasta los 32 millones de pesos. Todos firmaron contrato entre el 29 de enero y el 31 de marzo del 2020.

Frente a esto, Ospina le dijo a La Silla que los aportes habían sido de mínima cuantía, de 400 mil pesos la mayoría de ellos (sí hubo quienes hicieron donaciones por este monto pero casi todos los que aportaron 400 mil lo hicieron al menos tres veces, un total de 1,2 millones) y aseguró que la contratación se debía a que “esta campaña se financió con aportes muy pequeños de múltiples personas y muchos con talento y capacidades para proveer servicios y liderar a Cali”

Descartó que fuera un pago de favores. “Fue una financiación masiva de pequeños aportantes sin intereses de aprovechamiento y más con el interés de aporte a la ciudad”.

Ninguno de los contratos es ilegal, ya que los aportes de los ahora contratistas no superan el 2 por ciento del total de la campaña (poco más de 16 millones de pesos), el tope que establece la ley para inhabilitar a los financiadores a contratar.

Aquí puede consultar la base de datos completa.

Nota de la editora: Después de publicada la historia agregamos como aportante a Luz Marina Cuellar quien es la directora de la oficina de Comunicaciones y entra en el grupo de los aportantes que son altos funcionarios en la Alcaldía.

Compartir
0