Uribe busca a barones cuestionados del Chocó

Silla Pacífico
captura_de_pantalla_2018-04-04_a_las_9.06.27_p._m.jpg

Uribe en su recorrido en la plaza de Quibdó. Foto: Twitter.

El jefe máximo del Centro Democrático le madrugó a la campaña en el Pacífico y se acercó a polémicas casas políticas en un departamento donde su Partido no despega.

Hace unos días en la campaña de Iván Duque decidieron que las alianzas con mira a la primera vuelta las haría Álvaro Uribe exclusivamente y que éstas serían con políticos individualmente y no con partidos para no terminar cargando con sus estigmas. Sin embargo, dos días después de la victoria de su candidato el 11 de marzo, el jefe máximo del Centro Democrático llegó al Chocó, uno de los pocos departamentos donde el uribismo no ha logrado despegar y en un solo día de gira por Quibdó acercó a barones electorales cuestionados hacia la campaña de su aspirante.

En desventaja

Aunque el Centro Democrático es una de las fuerzas políticas con más impulso en todo el país, en Chocó su estructura solo empezó a nacer hasta esta campaña.

”Buscamos una alianza pluralista”

Franklin Mosquera, Centro Democrático

No lo hizo con una lista a la Cámara (en 2014 tampoco avaló candidatos), pero sí metiendo al abogado Franklin Mosquera, en la lista al Senado, cuyo resultado mostró la desventaja que el uribismo tiene en esa región.

Mientras que Mosquera solo alcanzó 4 mil votos, los liberales, que tienen la mayor votación del departamento con Nilton Córdoba, alcanzaron 27 mil votos; y La U con Astrid Sánchez Montes de Oca puso 19 mil votos.

Igual fue en las consultas de 11 de marzo.

Aunque con casi 10 mil votos Iván Duque ganó sobre los demás candidatos de la derecha, Gustavo Petro, quien sí ha ido al departamento, llenó plazas y tiene el respaldo de sectores sociales y parte del comité del paro cívico, en los que el uribismo no tiene afectos, lo triplicó en la consulta de la izquierda.

Eso se debe en parte a que no había partido conformado y parte del movimiento cívico del paro en Chocó recordó en campaña su consigna de que el uribismo hacía parte de los antioqueños que impusieron trabas el año pasado para que Belén de Bajirá quedara en el mapa oficial del departamento y no en Antioquia.

Sin embargo, el uribismo tiene para donde crecer.

Políticos de la región como los del Partido Conservador o viejos barones electorales de La U y ahora en Cambio Radical, que estuvieron ligados al expresidente, y empresarios del departamento (como el empresario Epifanio Àlvarez, que lo recibió en el aeropuerto en su visita y directivos del autoservicio Confimax, el más grande de la capital) que aún no han definido su candidato le tienen la puerta abierta.

Además porque se le adelantó a Germán Vargas Lleras -quien tampoco ha estado en el departamento-, y con eso empezó a marcar terreno.

“La idea es conformar una alianza pluralista con muchos sectores políticos”, nos dijo el excandidato al senado Mosquera, quien organizó la gira.

Alianzas nacientes

Dos momentos de la visita de Uribe que pasaron por debajo del radar público fueron claves para consolidar futuras alianzas.

El primero fue un acercamiento con el grupo que lidera el excongresista parapolítico Édgar Ulises Torres, cuyo capital electoral -aunque mermado- ha pasado por varias colectividades desde su condena en 2011 (tuvo otra en 2013 por corrupción) y se sigue manteniendo.

Su hijo Tito se midió en 2010 con el extinto partido Alas al Congreso pero solo sacó 12 mil votos; en 2014 con el conservatismo pero se quemó con 27 mil, y este año probó suerte por tercera vez por Cambio Radical, pero pese a que fue la mayor votación del Partido con apoyo de un sector liberal, como revelamos en su momento, solo sumó 14 mil.

Por varias vías hubo acercamiento entre Uribe y los Torres.

Según supo La Pacífico por parte de dos uribistas que dicen saberlo de primera mano, el expresidente conversó telefónicamente con el excongresista, durante un recorrido entre calles en Quibdó.

Al ser consultado por la conversación, Torres nos la negó, nos dijo que ese día estaba en San Juan y que por eso no habló con el expresidente.

De todos modos, la llegada de los Torres a la campaña lo dan como casi un hecho en el uribismo, tan es así que el director del partido en Chocó, Rufino Córdoba, lo dijo al aire el miércoles en su programa de radio transmitido por Ecos del Atrato.

“Todo indica que nos va a apoyar”, nos dijo Córdoba.

Según Córdoba, además, uno de los hermanos de Edgar Ulises, el ingeniero José Milton Torres, “quiere ser parte activa de la campaña, según me comunicó”.

Esos acercamientos no serían raros en el Chocó político, porque como nos dijo una fuente que entiende el poder regional “Édgar es el dueño de los votos” y la militancia de su hijo en el Vargasllerismo no sería un impedimento.

Los coqueteos y las confirmaciones

El segundo momento clave en la gira fue el almuerzo de Uribe con dirigentes políticos y empresarios, donde también asistió el excongresista parapolítico, y exsecuestrado por el ELN, Odín Sánchez Montes de Oca, cuya familia volvió al poder en Chocó a través de Astrid, quien ganó una curul en la Cámara por La U.

”Apoyamos a Marta Lucía y a Duque”

Ismael Aldana, Partido Conservador

Como contamos la electa congresista dijo que acatará lo que diga su colectividad respecto a las presidenciales, pero en el Quibdó político creen que la casa Sánchez apoye a Duque.

Eso, según nos confirmó una fuente cercana a la familia y un militante uribista, teniendo en cuenta que aún los hermanos de Astrid (Odín y Patrocinio) siguen teniendo influencia y que el uribismo habría coqueteado con esa familia el año pasado para que uno de los suyos fuera avalado por el Centro Democrático.

Odin nos dijo que con Uribe los une una “gran amistad de años” y por eso estuvo presente. Además, nos explicó que él en La U no es bien recibido (fue expulsado del Partido tras su condena), pero que Astrid es “la que toma la decisión” sobre con quién irse.

Los que ya le confirmaron a Uribe que van con su candidato son los conservadores, que estuvieron divididos durante la campaña al Congreso, al punto de que unos apoyaron a Lorenza Salas, candidata por La U, y otros a Tito Torres en Cambio. Ambas vertientes llegaron al almuerzo.

“Apoyamos a Marta Lucía y ahora apoyamos la fórmula. En un 100 por ciento estamos con ellos”, nos dijo el excongresista y dirigente azul Ismael Aldana, quien acompañó a Lorenza y también estuvo en la reunión.

Los conservadores resultan atractivos porque dentro de sus cuentas dicen que tienen de 12 mil a 19 mil votos (última votación que sacaron en 2015), y además porque, como nos dijo un dirigente en Quibdó, “qué más vamos a hacer si las bases del Partido ya están allá (con Uribe)”.

El Centro Democrático le apunta a sacar 35 mil votos en el departamento, cifra similar a la que obtuvieron con Óscar Iván Zuluaga en la segunda vuelta de 2014.

Y la apuesta de Uribe es madrugarle -sobre todo a Vargas- a las maquinarias en Chocó.

Compartir