Uribe oficializa su campaña para el 2014

#FrenteContraTerrorismo
uribee_1(1).jpg

Con la apertura de una indagación preliminar contra Germán Vargas Lleras y con el lanzamiento del Frente contra el Terrorismo arrancó en forma la campaña política para el 2014.

Con su discurso, anoche el ex presidente Uribe oficializó su renuncia al partido de La U, que nació alrededor de él y que ahora queda en manos de Santos, y da las primeras pistas del camino que seguirá el uribismo en los próximos meses y con miras a la contienda electoral.

Uribe reiteró las críticas que en los últimos meses le ha hecho al gobierno de Santos. Lo acusó de derrochar, de romper la cercanía entre civiles y militares, de hacer demagogia. Dijo que Santos legitima la dictadura chavista, y que prefiere quedar bien en las encuestas en el corto plazo a preocuparse por el largo plazo del país.

Pero el plato fuerte del homenaje al ex ministro Fernando Londoño fue su anuncio de una nueva alternativa política con vocación electoral. “Estamos prestos a contribuir a una coalición de convergencia al Puro Centro Democrático, con los ciudadanos y partidos, a participar en la elaboración de la plataforma, a animar precandidaturas y a apoyar a un gran candidato”, afirmó. Y con eso firmó su distancia del partido de la U que, si bien nunca lo avaló, sí fue su puntal político.

 

La pelea con Santos

Con su discurso de ayer, Uribe dio un paso más en su pelea con el presidente Santos, que empezó esta semana con una andanada de Santos contra su antecesor. En entrevista con María Isabel Rueda, utilizando una 'arma' propia del uribismo, atacó a Uribe diciendo que promovía la mala imagen del país en el exterior, un señalamiento que Uribe utilizó contra sus rivales políticos como Piedad Córdoba en el pasado.

Con esa crítica de "hacer quedar mal al país por fuera", Santos presentó a Uribe como poco patriota, un argumento que suele calar entre los colombianos.

Fuera de haberlo calificado ya antes como "el pasado", esta vez Santos fue más lejos y esbozó una sutil amenaza. En su entrevista con Luis Carlos Vélez para Caracol Televisión, dijo que él no le iba a “sacar los trapitos al sol” a Uribe. Con lo cual dejó en el aire la idea de que Uribe tiene rabo de paja, y que él tiene información que podría afectar al ex presidente.

Incluso, mientras Uribe hablaba en El Nogal, Santos, vía Twitter, lo criticaba. “No debemos hacer política con el terrorismo, cerremos filas y apoyemos a la Fuerza Pública.”, trinó ayer a las 8.30 pm.

El Frente contra el Terrorismo, como contó La Silla Vacía, nació del Centro de Pensamiento Primero Colombia, la principal plataforma uribista, y de alfiles del ex presidente como Fernando Londoño Hoyos y José Obdulio Gaviria. Su propuesta ideológica es la expresión política más conservadora de la derecha.

Su lanzamiento estaba programado para anoche desde antes de la crisis de la Reforma a la Justicia y de la andanada de Santos y según le había dicho José Obdulio a La Silla no tenía un propósito electoral. Pero quizá ante la divulgación de la última encuesta Gallup en la que la popularidad de Santos va en picada, decidieron que era el momento para de una vez presentarse como una alternativa con vocación electoral liderada por el ex presidente Uribe.

Necesita flash player

 

¿Hacia dónde va el uribismo?

Aunque Uribe habló de lanzar un candidato "fuerte" para el 2014, candidato no tiene como lo demostró una encuesta de la nueva Revista Posición. Al preguntarle a uribistas quién podría ser, el 55 por ciento no respondió o dijo que no sabía quién podría ser.  El ex ministro Óscar Iván Zuluaga, que es el favorito de Uribe, no alcanzaba a tener en esa encuesta ni el el 3 por ciento de intención de voto. Pacho Santos, que era al que mejor le iba, tenía un 16 por ciento.

Uribe ha demostrado ser irremplazable para el uribismo, y por eso la apuesta para las elecciones de 2014 es difícil. Con Uribe incapacitado para ser presidente, y con Santos con las galletas, es difícil desbancar al actual presidente si se lanza a la reelección. Salvo que la tendencia de las encuestas se mantenga. 

Si se debilita la reelección, Germán Vargas Lleras se perfila ya no en el virtual sucesor de Santos para el 2018 sino en uno inminente, y eso cambia toda la dinámica política. Por eso, algunos analistas ven que la inauguración del Frente contra el Terrorismo y la apertura de la indagación de la Procuraduría por parapolítica contra Vargas Lleras no son hechos totalmente aislados.

Sobre todo porque más allá de los indicios que pueda haber en contra de Vargas Lleras, el Procurador toma esta decisión justo en el momento más crítico de su campaña para reelegirse y en el que más necesita el apoyo de todas las fuerzas políticas, porque tiene embolatada su nominación. La crisis de la reforma a la justicia hizo aún más costoso políticamente para el Presidente ternar a Ordoñez. Y si hay algo que une a los políticos de todas las tendencias es su animadversión frente a Vargas Lleras.

La apertura de la investigación contra Vargas Lleras lo debilita cuando tiene una imagen positiva tan alta como la de Uribe, 16 puntos por encima de la del presidente Santos y el potencial de los votos que le puede dar la entrega de casas gratis. Incluso en la encuesta de la Revista Posición, es la persona que más encuestados creen que será Presidente en el futuro.

Vargas Lleras ha dicho que no piensa lanzarse para el 2014. Pero incluso si no lo hace, es muy probable que Santos lo necesite para liderar la lista de la Unidad Nacional al Congreso pues es quien tendría la fuerza suficiente para contrarrestar una lista encabezada por el expresidente, que es la alternativa más probable para Uribe, como lo afirmó el senador uribista Juan Carlos Vélez hace algunas semanas. La idea es que desde esa candidatura Uribe jalone otros candidatos al Congreso, e incluso una candidatura presidencial que pueda jugar en un escenario de múltiples candidatos.

Algunos de los asistentes anoche, como Alfredo Rangel, Martha Lucía Ramírez, Carlos Holguín Sardi, Carlos Homes Trujillo, el general Harold Bedoya, la ‘Conchi’ Araújo y el senador Juan Carlos Vélez, podrían asumir alguna candidatura. “Esperamos que nuestros futuros candidatos salten a la arena”, dijo Uribe anoche.

Pero, mientras se acercan las elecciones y se aclara el panorama, el uribismo tiene un papel como oposición que no es nada despreciable. El eje de esa oposición será hacerle un mal ambiente a una eventual negociación de paz con la guerrilla, que es precisamente la mayor aspiración del gobierno de Santos. Por eso el ex presidente hizo críticas contundentes contra el Marco para la Paz y también contra la posición del Gobierno frente al fuero militar. Incluso lo criticó por "esconder" el acuerdo de las bases militares con Estados Unidos.

Uribe también le hizo un guiño a la iniciativa de la Asamblea Constituyente que han impulsado sus seguidores, y que el representante Miguel Gómez anunció que presentará en el Congreso el 20 de julio. La última idea del discurso del ex presidente fue la de un congreso unicameral, lo que implicaría una revocatoria del actual Congreso, una idea que puede resultar muy popular y dar pie a que se reformen otros asuntos (como la prohibición de la reelección por segunda vez, por ejemplo).

Así las cosas, la 'hoja de ruta' del uribismo quedó demarcada. Pero aún falta lo más importante: que Uribe encuentre su Medvedev.

El Frente contra el Terrorismo