¿Qué retos hay en el sector de innovación para el 2020?

Debate

Según los expertos de esta red, el recién creado Ministerio de Ciencia, tecnología e innovación será un tema importante el próximo año, en la medida en que impondrá la agenda de prioridades para el gobierno en términos de desarrollo científico. También lo será el fortalecimiento de transformaciones digitales, el acceso de la mujeres a estos campos de conocimiento o abordar temas como el cambio climático desde nuevas perspectivas.

Expertos

Perfil
Anonimo

Creo que Colombia requiere una política más contundente en el tema de emprendimiento social que esté relacionada con innovación. Esperaría que, habiendo un Ministerio de Ciencias, Tecnología e Innovación, se trabaje mucho más el tema. 

Un reto de este Ministerio es que no se convierta en un lío burocrático. Tienen que haber una veeduría de ciencia y formar personas profesionales para que le hagan seguimiento a las apuestas de ciencia y tecnología en el país.

Creo, y espero, que el próximo año en el país, sobre todo con este nuevo Ministerio, se apoyen procesos pedagógicos de la enseñanza de la ciencia en los niños. En varios lugares apartados, por ejemplo en veredas de Caquetá, Boyacá, Cundinamarca o Caldas hay ahora escuelas de robótica educativa. Creo que estas son iniciativas que tenemos que fortalecer. 

Otro reto muy grande es poder estimular la participación de mujeres en la ciencia y en la tecnología. Somos el 26 por ciento de la fuerza laboral. Para poder superar la brecha de género también tenemos que tener trabajos en temas de ciencia. En Colombia, solo una de cada tres mujeres estudia carreras afines a la ciencia, esto tiene que cambiar. Entonces creo que otro reto grande que hay es garantizar la presencia de mujeres trabajando en áreas de tecnología. 

Otro asunto es agilizar y dar el paso a nuevas figuras e instrumentos de inversión pública y privada que permita pensar a largo plazo. En temas de ciencia es ridículo hacer apuestas de un año. Hay que pensar a futuro. Alemania hace proyectos con frontera de 50 años y acá pensamos a un año, necesitamos instrumentos a largo plazo.

Carolina Mejía
Carolina Mejía

Creo que en distintos sectores con los que trabajamos hay cada vez una mayor conciencia de la necesidad de iniciar procesos de innovación y transformación digital. 

El mayor reto consiste en pasar de la intención a la acción: disponer recursos para este fin, y comprometer a los directivos y motivar a los colaboradores a que hagan parte de los cambios que se tienen que hacer para que las empresas puedan reinventarse y subsistir. 

Creo que se debe trabajar más en las personas, en hacerlas entender la necesidad del cambio, en acompañarlas para que lo abracen y reconozcan sus beneficios, en hacerlas sentir importantes y parte fundamental de cualquier innovación que deba tener lugar.

En ese sentido creo que la prioridad debería estar en las personas, y acá hay tres temas claves. La motivación: que la gente se emocione con la posibilidad del cambio, la capacitación, que tengan las herramientas adecuadas para navegar el cambio, y las competencias necesarias para implementarlos. Y por último, definición y estructuración de procesos: que la gente tenga claro cuáles son los pasos a seguir para implementar los cambios, sus iteraciones y mejoras para lograr el éxito. 

Estas son prioridades porque hasta ahora muy pocas compañías pueden sostenerse sin su talento humano. A pesar de que cada vez logramos reemplazar más trabajos con tecnología y maquinaria, todavía es muy importante el valor agregado de las personas, de sus conocimientos y talentos. No darle la importancia y el lugar a las personas puede torpedear los esfuerzos económicos que representa un cambio o innovación en una compañía. Si la gente no se monta en el bus y no le ve el sentido a la tecnología, a la innovación, no va a ser un agente activo en ese cambio. 

Entonces para poder resolver estos retos creo que depende completamente de la comunicación. De poder comunicar de forma asertiva el valor de los cambios, de motivar a las personas, de evitar chismes y mal entendidos de pasillo, y de poder dirigir los esfuerzos de la empresa hacia una misma dirección. 

Irene Morilla Bachs
Irene Morilla Bachs

Más que ser un sector, la innovación es un proceso disciplinado y estructurado que ayuda a que las invenciones y las ideas se conviertan en productos o servicios que resuelvan una necesidad de mercado de una manera diferente a como se ha hecho antes. Es un proceso disciplinado y transversal, y una herramienta que se utiliza en cada uno de los sectores para poder seguir siendo competitivos. 

Los tres retos que creo hay para seguir desarrollando la innovación y que se convierta en un motor que apoya a incrementar la competitividad del país, lo primero es que Colombia y sus instituciones tienen que trascender a lo que denomina “el teatro de la innovación”, es decir, todas esas actividades de marketing que llevan a cabo las empresas solo para decir que son innovadoras, pero que en realidad no están desarrollando ningún tipo de estrategia de innovación como tal para incrementar su competitividad o para adelantarse a los cambios. Entonces un reto es que las organizaciones trasciendan esto y que empiecen a implantar la innovación de manera estratégica en sus compañías. 

El segundo reto es que haya una colaboración real entre empresas. Muchas veces puede ser intersectorial: entre universidades y empresas, entre emprendedores y empresas, entre gobiernos y empresas. Esto, para que efectivamente de esta colaboración puedan surgir productos o servicios que sean diferentes justamente porque se están dando colaboraciones entre entidades que son muy distintas. Y acá también meto a los emprendedores. Estos se han considerado algo como una entidad aparte, pero también pueden entrar a colaborar con grandes empresas ancla para sacar adelante productos o servicios diferenciadores. 

El tercer reto sería tener acceso a financiación para todas las etapas de el desarrollo y la valorización de un proyecto innovador. Estamos viendo lo que se llama el “des vale”, porque existe mucha financiación en las etapas primarias de un proyecto y cuando una empresa consolidada quiere crecer. Pero el problema es que no existe una herramienta de financiación para etapas intermedias, lo cual hace que muchas empresas no puedan seguir adelante. 

Otra cosa en la que se debería trabajar más, definitivamente, es en elaborar un ecosistema propicio para que las innovaciones y los emprendimientos salgan adelante, independientemente de cuál sea el estrato o el origen de los inventores o emprendedores. Hay que hacer que  el ecosistema de innovación sea equitativo para que cualquier emprendedor, independientemente de cualquiera que sea su origen, pueda tener acceso a él. Esto tiene que ver con el desarrollo de las personas, con procesos y acceso a financiación que sea adecuado. 

Además tenemos que empezar a pensar y trabajar en la idea de que la innovación no solamente tiene que generar un impacto económico, sino que también puede generar un impacto social.

Entonces una de las prioridades es que exista una profenalización de aquellas personas que están especializadas en sacar adelante la innovación. Estos pueden estar trabajando en empresas o en el gobierno, pero es muy importante que haya personas especializadas en navegar la incertidumbre de la innovación y que ayuden a desarrollar este ecosistema. Tiene que haber un reconocimiento real del aporte de estos profesionales como personas que pueden impactar positivamente la competitividad de las empresas y del país en general. 

Diego Junca
Diego Junca

Hoy en día muchas organizaciones y entidades piensan en términos del cliente y se habla mucho de diseño de servicios enfocado en el cliente. Pero, por las coyunturas sociales y políticas en las que estamos hoy en día en Latinoamérica y en el mundo, las marcas tienen que dejar de pensar en clientes y en generar nuevos relacionamientos con la ciudadanía. Tienen también que empezar a reconocer que son parte del problema y que es hora de pensar en su responsabilidad en terminos, por ejemplo, del cambio climático. Entonces creo que un reto es empezar a buscar nuevas maneras de establecer diálogos y comunicaciones, hay que sentarce a construir junto con la ciudadanía. 

El otro reto tiene que ver con la divulgación de la información, particularmente con las noticias falsas. El sector de la innovación tiene una responsabilidad muy grande. en la crisis de la desinformación hoy en día. 

El peligro de las noticias falsas es que son atractivas, porque son cosas a veces absurdas. Tienen una alta capacidad de replicarse porque despiertan emociones muy profundas en la gente, además duran mucho más en el tiempo que una noticia verdadera. 

Otra cosa es que va a haber una oportunidad muy grande para pensar en las implicaciones de la inteligencia artificial y de las tecnologías artificiales. Creo que eso va a ser una gran gama de posibilidades que hay que empezar a pensar.

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias