Estas son las tareas inaplazables del Gobierno para su último año, según los expertos

Debate

Hoy arranca la cuenta regresiva del Gobierno de Iván Duque. Les preguntamos a los expertos de las distintas redes de La Silla Llena cuál es la tarea que el Gobierno debe priorizar para su recta final. Estas son sus respuestas.

Alejandra
Alejandra Coll Agudelo

En materia de género, la prioridad del Gobierno en este año que le queda tiene que ser reducir la pobreza de las mujeres. En Colombia las mujeres ya eran las más pobres entre los pobres incluso antes de la llegada del covid, y justamente la pandemia empeoró esta situación. Va a tener que ofrecer más empleo específicamente dirigido hacia ellas y abrir nuevamente lugares de cuidado para niños y adultos mayores que les permitan salir a trabajar.

El otro tema inaplazable es el de las violencias contra las mujeres, que aumentaron durante la pandemia. Para muchas mujeres el encierro significó dormir con el enemigo, implicó convivir más tiempo con sus agresores, que generalmente están en la casa. Este año que le queda, el Gobierno tiene que tomarse en serio la prevención y atención de las mujeres víctimas de violencia.

Rocio Pineda-García
Rocio Pineda-García

La prioridad del Gobierno para este último año debe ser la seguridad de las mujeres. Este Gobierno no puede dejar de lado la protección real y efectiva de las lideresas sociales y defensoras de derechos humanos. Y ni se diga la impunidad frente a los feminicidios, la violencia sexual, la violencia conyugal.

También debe priorizar el tema de la renta básica de emergencia de un salario mínimo legal para las mujeres jefas de hogar de los estratos 1,2,3,4.

Olga L
Olga L Gonzalez

Si solo fuera a hacer una cosa, el Gobierno debería poner todo su empeño en diseñar políticas para afrontar el problema del desempleo de las mujeres. Ellas son las más perjudicadas laboralmente (niveles muy altos de desempleo, sueldos inferiores a los de los hombres, nichos de baja consideración social).

Diego Silva Ardila
Diego Silva Ardila

Es una pregunta muy difícil porque casi todas las tareas quedaron por hacer o incompletas.

Se creó el Ministerio de Ciencias; esto se aplaude y en el largo plazo será valioso, pero va a ser muy difícil recordar sus primeros cuatro años como un periodo exitoso.

Desafortunadamente, creo yo, no se puede ser demasiado ambicioso. Con solo el hecho de que los recursos del Ministerio no se dilapiden en el último año del Gobierno, ya eso será revolucionario.

Entonces, si realmente le interesa la ciencia y la innovación, el Gobierno tiene que enfocarse en que esos recursos se utilicen bien. Si pasa, como usualmente pasa con los recursos el último año, estamos ante una tarea incumplida y muy mal ejecutada.

Juliana Uribe
Juliana Uribe Villegas

Para su último año, el Gobierno debe enfocarse en innovar en temas de participación ciudadana, usar las nuevas tecnologías y metodologías ágiles para dialogar con diferentes sectores de la sociedad respecto a todos los temas que ha puesto en agenda el estallido social.

También se deben movilizar las redes ambientales, de investigación, emprendimiento, innovación y en los territorios para hacerle frente al reto del cambio climático y contribuir ambiciosa y rápidamente a la disminución de emisiones.

Andrei Gómez Suárez
Andrei Gómez Suárez

Este último año, el Gobierno debe recibir el informe de la Comisión de la Verdad y garantizar que sea conocido por toda la sociedad.

La Comisión ha garantizado la participación de diversos sectores en una reflexión profunda sobre las causas y los impactos de la guerra, así como la resiliencia de la sociedad. El informe será clave para dignificar a todas las víctimas, derrotar la estigmatización y superar el negacionismo de las responsabilidades por parte de los actores involucrados en el conflicto armado.

El Gobierno Duque tiene una oportunidad histórica para sentar las bases de la reconciliación y derrotar la apología de la violencia.

Luis Fernando
Luis Fernando Trejos Rosero

El Gobierno debe dejar de sobredimensionar sus modestos avances en la implementación del Acuerdo de Paz y, más bien, tomar medidas concretas.

Debe incluir activamente a las comunidades en la gestión de los Pdet y no intervenir en la reglamentación de las curules de paz. Y ojalá cambie la estrategia de seguridad e incluya a las comunidades en esquemas locales de gobernanza de la seguridad: debe utilizar los Consejos de Seguridad como espacios preventivos de hechos violentos y tomar las Alertas Tempranas de la Defensoría del Pueblo como insumos de trabajo.

Gloria María Gallego García
Gloria María Gallego García

Para este último año, el Gobierno tiene dos tareas urgentes para la paz del país.

La primera es reconocer el movimiento social, el descontento popular tan profundo que reina en todo el territorio nacional. Tiene que darles solución a las legítimas reivindicaciones, de las cuales las más urgentes son: el tema salarial, las políticas de empleo, el pleno acceso a educación superior y acabar con la improvisación en materia tributaria.

La segunda tarea es, sin duda, contribuir a una atmósfera que ayude bajarles al antagonismo y a la furia que rigen la vida pública colombiana, frecuentemente alentados por el Gobierno con discursos maniqueístas conspirativos que tienen consecuencias graves (como el asesinato de líderes sociales y de excombatientes de las Farc). El Gobierno tiene que contribuir a la pacificación en un ambiente preelectoral; vamos a tener tres elecciones y no pueden estar acompañadas de un baño de sangre.

María Gabriela Trompetero
María Gabriela Trompetero

Este último año, el Gobierno debe aumentar los esfuerzos institucionales, en colaboración con las agencias de cooperación internacional, para que ningún venezolano quede por fuera del Registro Único de Migrantes Venezolanos.

Pero hay otras tareas que no se deben perder de vista.

1. Hay que otorgarles el Permiso por Protección Temporal en el menor tiempo posible a todas las personas que hayan cumplido con el proceso.

2. Se debe vacunar a todos los migrantes sin importar su estatus migratorio.

3. Es necesario crear rutas precisas de integración económica y social para las y los migrantes venezolanos en cooperación con el sector privado y las distintas ONG que le brindan apoyo a esta población.

Nastassja Rojas Silva
Nastassja Rojas Silva

La relación con Venezuela y los impactos que tiene la situación del vecino país sobre Colombia debe seguir ocupando uno de los puntos prioritarios en la agenda nacional y regional.

Sin embargo, valdría la pena llamar la atención sobre tres puntos:

1. Es necesario seguir gestionando la cooperación y la promoción de la gestión de la crisis migratoria de forma conjunta con los demás países de la región.

2. Se debe hacer un mayor énfasis en atención a los asuntos de la frontera. Si bien las relaciones binacionales pasan por Bogotá y Caracas, los municipios fronterizos tienen una realidad muy diferente a la de las capitales y necesitan una gestión socioeconómica diferenciada.

3. Debe promover sanciones personales a quienes hacen parte del régimen de Maduro y no apoyar aquellas dirigidas hacia el país, que no han producido los resultados esperados y terminan siendo útiles a nivel discursivo para este tipo de regímenes.

Daniella
Daniella Monroy Argumedo

Frente al tema de Venezuela, al Gobierno de Iván Duque le queda un año para cumplir dos tareas fundamentales.

La primera es reducir, en la medida de lo posible, las rencillas con el Gobierno de Nicolás Maduro para promover canales de comunicación bilaterales en temas fundamentales (lo que no implica abandonar la posición política que se tiene hacia ese Gobierno) y pavimentar un camino más amigable para el próximo presidente de Colombia en materia de política exterior.

Esto, para gestionar de manera eficiente temas en común como la migración (que sigue en aumento) y la zona fronteriza colombo-venezolana (que está atestada de narcocultivos), los grupos armados organizados y los pasos informales que viabilizan crímenes trasnacionales y violación de derechos humanos.

La segunda es consolidar el apoyo internacional y de las agencias de cooperación hacia la implementación del Estatuto Temporal de Protección para Migrantes Venezolanos de manera que se impulse su continuidad en la siguiente administración. Se debe buscar que los recursos apunten a lograr una verdadera integración de los venezolanos que se regularicen por medio del Estatuto y, a corto plazo, para que puedan vacunarse.

Isabel Segovia
Isabel Segovia

En el campo de la educación, para este último año del Gobierno, lo más sencillo es garantizar que todos los niños y jóvenes, desde la primera infancia hasta la educación superior, puedan regresar a las instituciones educativas, puedan tener interacción con otros niños y otros jóvenes y con sus profesores en todos los niveles.

Unido a eso se tienen que hacer varias cosas.

Hay que poner en marcha un plan para identificar a los estudiantes que han desertado y ver si se logran recuperar para que regresen a las instituciones educativas. Esto debe ir acompañado de un plan para que no sigan desertando porque se vienen muchos atrasos académicos, además de un golpe emocional muy grande.

También hay que implementar un plan de recuperación educativa, porque es cierto que la mayoría, sobre todo niños de primera infancia y edad escolar, sufrieron retrasos que hay que solucionar muy rápido.

Margarita Saenz
Margarita Saenz

Este año el Gobierno tiene que lograr el regreso a clases del 100 % de los estudiantes de primaria, secundaria y media.

Para lograrlo debe movilizar a todo el país, unirnos para poner la educación de cada niño, niña y joven colombiano como la prioridad en la agenda pública. No hay nada más importante en la agenda del desarrollo social y económico del país de las próximas décadas, y necesitamos el liderazgo del Gobierno para unirnos en torno a esta meta.

Sandra
Sandra García

Lo que debe hacer el Gobierno en materia educativa en el año que le queda es trazar una ruta muy profunda para recuperar lo perdido en los últimos meses debido al cierre de colegios.

Y esto debe hacerse en al menos en tres dimensiones:

1. Asegurar que todos los niños recuperen lo que no aprendieron en este periodo en que no pudieron ir al colegio.

2. Garantizar que todos los niños regresen a los colegios y a la educación presencial, y que ningún estudiante salga del sistema educativo.

3. Apuntarle a recuperar el bienestar socioemocional de estudiantes, profesores y familias.

José Germán
José Germán Zarama

Uno de los temas que tiene dividido al país desde hace casi cinco años, tras un pulso muy reñido en el plebiscito de 2016, es la implementación del Acuerdo de Paz. Para ayudar a disolver este foco de tensión social, el Gobierno nacional debe refrendar un plan de ruta para cumplir todas las obligaciones contraídas por el Estado.

Para empezar, debe hacer efectiva, antes de concluir 2021, la gestión de la promesa empeñada ante el Senado por el consejero Archila. Al respecto, dijo el alto funcionario que adelantarán “de manera diligente todas las actividades tendientes a materializar los contenidos del acto legislativo que permitan ampliar la participación política de las víctimas”.

Santiago Flórez Gómez
Santiago Flórez Gómez

En materia de apoyo y fomento al sector agropecuario es necesario que el Gobierno, en su último año, plantee una hoja de ruta para la modernización de la política de insumos agropecuarios.

Se debe diseñar una política que, en el corto plazo (incluyendo el 2020-2021), alivie los costos de los insumos (teniendo en cuenta que la mayoría son importados y el precio del dólar está cerca de los 4 mil pesos, además que la infraestructura logística hace ineficiente su comercialización). La asignación presupuestal para implementar subsidios (como el establecido en la Resolución 169 de 2000) no será suficiente para corregir las ineficiencias del mercado de agroinsumos.

En el mediano plazo debe enfocarse en un programa serio de transferencia de conocimiento que permita un uso óptimo de este recurso, así como la dinamización del mercado de insumos, que se concentra en pocos oferentes y, finalmente, la implementación del Sistema Nacional de Innovación Agropecuaria para asesorar a los usuarios en el uso eficiente de agroinsumos.

Jhenifer
Jhenifer Mojica Florez

Para este último año es urgente el trámite y aprobación de la ley que crea la jurisdicción agraria, en cumplimiento del Acuerdo de Paz. Es necesaria para resolver todas las discusiones sobre la propiedad, tenencia y uso de la tierra, la reforma agraria, la titulación y formalización de derechos de las comunidades campesinas del país.

Santos dejó listo este proyecto de ley, pero Duque no asumió el liderazgo para promoverlo y lograr su aprobación. Fue nuevamente radicado en esta legislatura, pero por tratarse de una ley estatutaria requiere el doble de votaciones; sólo con un trámite de urgencia y el apoyo firme del Gobierno puede lograrse su aprobación.

Gonzalo Enrique
Gonzalo Enrique Mejía Delgadillo

El Gobierno tiene que hacer una reflexión y trazar las directrices de una transformación rural apoyada por la tecnología.

Necesitamos que la agricultura y la ganadería se vuelvan un negocio sostenible y no solo un medio de subsistencia para pequeños productores; necesitamos llevar experiencias de aprendizaje basadas en TIC para brindar educación de calidad; necesitamos infraestructura en vías, almacenes, salud que permitan mejorar la productividad del campo.

Los gobiernos de turno no tienen políticas al respecto y solo reaccionan ante los paros y movimientos campesinos. Políticas basadas en subsidiar insumos y garantizar la compra de cosechas nunca van a solucionar los problemas del campo en Colombia.

Katherine Casas Pérez
Katherine Casas Pérez

En materia medioambiental el Gobierno no puede olvidar radicar el Acuerdo de Escazú.

Sin embargo, tristemente, gracias a la desinformación y mitos creados por la bancada del Gobierno y gremios económicos, pareciera que estamos lejos de radicar este tratado internacional. Es increíble que ese mensaje de urgencia presentado por Duque en 2020 no haya sido un incentivo para avanzar sobre este tema; por el contrario, fueron meses de desacreditación que nos alejaron de pertenecer a este Acuerdo regional.

Es momento de dejar a un lado los intereses económicos y empresariales, y de trabajar en la protección del ambiente para las futuras generaciones y en la seguridad de nuestros líderes ambientales.

A propósito, a corte de abril 2021 ya van asesinados 15 de estos defensores.

Tomás
Tomás González

La tarea que este Gobierno no puede dejar de hacer en el año que le queda es construir la hoja de ruta de la transición energética para que sea detallada y realista, y para que asegure que se respeten nuestros intereses tanto de protección ambiental como de reducción de la pobreza.

Si tenemos que cambiar la forma en que producimos y consumimos energía para reducir las emisiones de CO2 que están calentando el planeta, debemos tener un buen plan para lograrlo. Es tan ambicioso lo que hay que hacer que, si no lo hacemos bien, podemos imponerle pesadas cargas a la economía que terminarán afectando a los más pobres y a la generación de empleo.

Hasta ahora el Gobierno se ha concentrado en sacar adelante proyectos de generación con de energía con viento y sol, y en anunciar ambiciosas metas de descarbonización. Pero aún no ha construido una ruta detallada sobre cómo hacerlo, sobre todo con los sectores que más tendrán que aportar como transporte, agricultura e industria.

Lizeth Sinisterra Ossa
Lizeth Sinisterra Ossa

Es urgente que el Gobierno priorice los territorios en los que se ha sentido con mayor impacto la llegada de la pandemia.

Las comunidades afrodescendientes han afrontado un patrón histórico de racismo estructural que ha propiciado múltiples condiciones de injusticia social, racial, de género y ambiental. Con la llegada de la pandemia se han recrudecido: empobrecimiento, violencia, marginalización y demás inequidades que siempre han estado presentes.

El Gobierno tiene que garantizar que la comunidad del Pacífico que habita la zona urbana y rural pueda acceder a la vacuna; que los colegios cuenten con la infraestructura necesaria que garantice la bioseguridad para que los(as) estudiantes puedan retornar de forma segura; y debe diseñar oportunidades para la juventud, que es una de las principales víctimas de la guerra.

Se requiere una respuesta estatal sólida con enfoque étnico-territorial y que aborde todas las necesidades especiales de atención que la región Pacífica demanda.

Carlos Duarte
Carlos Duarte

En materia étnica, el Gobierno tiene cinco tareas que tiene que asumir en su último año:

1. Tiene que actualizar los datos censales de las poblaciones étnicas.

2. Tiene que crear las curules para víctimas étnicas en la circunscripción especial de paz.

3. Tiene que culminar el catastro multipropósito con enfoque diferencial.

4. Debe crear la cuenta especial para comunidades afro, indígenas y rrom en el fondo de tierras de la reforma rural integral.

5. Por último, debe crear una nueva metodología para medir la pobreza multidimensional con enfoque de poblaciones afrocolombianas.

Bastien Bosa
Bastien Bosa

Para recobrar la confianza de las minorías étnico-raciales, el Gobierno tendrá que actuar de manera decidida y contundente. Estas son las tres tareas prioritarias para su último año.

La primera es cumplir los acuerdos pactados con los diferentes pueblos y organizaciones. Es una queja generalizada que muchos de los compromisos adquiridos en el marco de los diálogos “de Gobierno a Gobierno” no se han respetado.

La segunda consiste en comprometerse seriamente con los derechos que han sido reconocidos –tanto a nivel nacional como internacional– para los pueblos indígenas y las minorías étnico-raciales. Un derecho fundamental (que algunos sectores pretenden desconocer) es el de la consulta previa. Pero, de manera general, se debe garantizar que todos los pueblos tengan la posibilidad de ejercer su autonomía y su autodeterminación. Para esto, la protección de los líderes y de las lideresas constituye una prioridad absoluta.

La tercera tiene que ver con asuntos simbólicos. Es tiempo de repensar las narrativas a través de las cuales se ha contado la historia de Colombia y que condicionan nuestra manera de entender su presente. Las estatuas caídas de los Conquistadores nos mandan un mensaje importante: tanto la historia de Colombia como sus realidades contemporáneas no pueden seguir celebrándose (y enseñándose) sin la presencia de pueblos indígenas y de los grupos afrocolombianos.

Darío
Darío Hidalgo

Desde el nivel nacional, lo más urgente este año en materia de movilidad es la aprobación de recursos de apoyo a los sistemas de transporte masivo.

La ministra Ángela Orozco anunció apoyo del 50 % del faltante por la pandemia, lo cual está incluido en la reforma tributaria que cursa en el Congreso. Una vez aprobado, se requiere una metodología de cálculo a cargo del Ministerio de Transporte. Esto puede significar unos 600 mil millones de pesos, urgentes como parte del salvavidas, dejando el Fondo de Estabilización Tarifario con niveles que permitirían operar en 2022 y reducirían la presión en el presupuesto distrital del próximo año.

Otro tema importante será la discusión de la financiación de la segunda línea del metro y otros componentes del plan de movilidad a 2035, que deben consolidarse cumpliendo una lista larga de requisitos del Conpes 4034 antes del 21 de enero de 2022, fecha en la cual entramos en ley de garantías electorales.

German
German Sarmiento

Bogotá tiene la obligación de avanzar con urgencia en muchos frentes. La pandemia no puede ser excusa para no hacerlo.

Jordi Hereu, exalcalde de Barcelona, tuvo como slogan de su gobierno: “Mirar a lo lejos, trabajar desde cerca”. Necesitamos mucho más de esto en Bogotá. Conectar visiones de largo plazo con mucha acción y gestión en el día a día.

Algunos pendientes importantes:

1. Año del peatón. Imposible decir que este haya sido el año del peatón. Muy poco se ha hecho y nada ha cambiado. Aparece en anuncios y planes de mediano y largo plazo, pero poco cambio en las calles.

2. Seguridad vial. Las cifras de muertes aumentaron este año en un 38 % (42 % en peatones, 36 % en ciclistas y 44 % en motociclistas).

3. Plan de Ordenamiento Territorial. Es una de las tareas más trascendentales para el mediano y largo plazo de la ciudad y la calidad de vida de los bogotanos.

4. Espacio público. Se percibe un deterioro general del espacio público de la ciudad, lo cual tiene unas implicaciones significativas sobre la experiencia del ciudadano en su día a día.

5. Rescate comprehensivo de Transmilenio. Hay que ser responsables con la ciudad. Transmilenio es el sistema de transporte masivo que mueve a la inmensa mayoría de bogotanos. Hay que mejorarlo, fortalecerlo y dignificarlo. Bienvenidas nuevas alternativas como el futuro metro o cables, pero los bogotanos tenemos que aprender a valorar y cuidar lo que tenemos. Sería bueno un acuerdo político amplio sobre este punto; basta de hacer política a costa del sistema.

Termino diciendo que sigue pendiente la pedagogía alrededor de la importancia de hacer actividades preferiblemente en espacios abiertos, donde es más seguro, e insistir en la importancia de tomar los cuidados necesarios en lugares cerrados. Llevamos año y medio de pandemia y acá pareciera que nunca entendimos las implicaciones de esto.

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias