Detector: Gaviria no quitó el acceso de niños con autismo a centros especializados

en pocas palabras

Presentó un protocolo que orienta el diagnóstico y tratamiento de los niños y niñas con TEA.

Desde el martes circula en Twitter un trino en el que un usuario afirma que cuando Alejandro Gaviria, precandidato presidencial, fue Ministro de Salud quitó el acceso de los niños con autismo a los centros especializados.

El trino dice: “Si usted piensa votar por Alejandro Gaviria @agaviriau tiene que saber, este desalmado quitó el acceso a los niños con autismo de ingresar a centros especializados para lograr un aprendizaje integral. La angustia de mi hermano pensando cómo va a pagar a mi sobrino es muy triste????”.

Como varios de nuestros usuarios nos pidieron verificar la veracidad de la imagen a través del WhatsApp de La Silla (+57 318 312452), le pasamos el Detector de Mentiras y encontramos que es más falsa que cierta.

Este es el trino que nos llegó: 

Primero es importante entender qué es el autismo

Según Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), los trastornos del espectro autista (TEA) son un grupo de afecciones relacionadas con el desarrollo del cerebro. Se caracterizan por impedimentos sociales, dificultades en la comunicación y patrones de conducta repetitivos y restringidos.

Dentro de estas afecciones están el autismo, el síndrome de Asperger y el trastorno desintegrativo infantil.

Los TEA varían en gravedad y síntomas, e incluso pueden pasar sin ser reconocidos. La Clínica Mayo explica en su portal web que algunas personas con TEA pueden llevar una vida independiente, pero otras requieren atención y apoyo durante toda su vida.

Aunque no existen medicamentos que puedan curar o prevenir estos trastornos, hay terapias y medicamentos que pueden ayudar a las personas a mejorar el desarrollo del lenguaje, las habilidades y la conducta.

Algunos de esos tratamientos son las terapias que se basan en el Análisis del Comportamiento Aplicado (ABA) que se enfoca en desarrollar habilidades sociales, de comunicación y de aprendizaje. Hay controversia en torno a ese tipo de terapias porque algunos especialistas y padres argumentan que son duras en los niños, que aprenden habilidades que no necesariamente se generalizan a otras situaciones sociales.

Otros tratamientos para el TEA son las terapias ocupacionales; terapias de habla y de lenguaje; terapias educativas y basadas en la escuela; terapias de entrenamiento para el desarrollo de habilidades sociales, entre otras.

En Colombia los niños y niñas con TEA solían acceder a ese tipo de tratamientos principalmente por medio de tutelas, pero eso cambió en 2015 cuando el Ministerio de Salud estableció un protocolo clínico para la atención de estos pacientes. Para ese entonces Alejandro Gaviria era ministro.

Pero ese cambio no quitó el acceso de los niños con autismo a los centros especializados

El 27 de julio de 2015 el Ministerio publicó el “Protocolo clínico para el diagnóstico, tratamiento y ruta de Atención Integral de niños y niñas con Trastornos del Espectro Autista” que fue diseñado por miembros del Ministerio de Salud, el Instituto de Evaluación Tecnológica en Salud (Iets) y por 23 expertos invitados, con el fin orientar el diagnóstico y tratamiento de los niños y niñas con TEA para garantizar un tratamiento efectivo.

El protocolo también fue diseñado para evitar que, por medio de tutelas, las EPS tuvieran que seguir autorizando tratamientos de pacientes con TEA que no tenían evidencia científica suficiente sobre su efectividad y que estaban aumentando los recobros de los servicios al sistema de salud.

Según cifras del Ministerio, en 2006 se habrían ordenado vía tutela 134 tratamientos a niños y niñas con TEA, con un costo de 236 millones; 2014 se dispararon a más de 31 mil tratamientos que le costaron al Estado 62 mil millones de pesos. Esto es un problema porque los recursos del sistema de salud no son infinitos y este tipo de recobros afectan el presupuesto destinado a la salud.

La Corte Constitucional se pronunció frente a estos casos en la sentencia T- 802 de 2014, que revocó diez fallos de tutela en los que jueces del Atlántico habían autorizado la realización de terapias experimentales, como la equinoterapia, a IPS que sin estar constituidas ofrecían ese tipo de tratamientos a pacientes con TEA.

Esa decisión, y la postura del Ministerio, está alineadas con el artículo 15 de la Ley Estatutaria de Salud, que impulsó Gaviria, que dice que los recursos públicos para la salud no se pueden destinar a tratamientos de los que “no exista evidencia científica sobre su seguridad y eficacia clínica”.

En su momento Héctor Castro, como director general del Iets, y Gaviria explicaron que desde la sentencia T- 802 el Ministerio comenzó a estudiar y establecer un protocolo clínico que definiera los criterios para sospechar la existencia del TEA, el proceso de diagnóstico y los tratamientos que deben ofrecer todas EPS a los niños y niñas con TEA.

El protocolo estableció que el sistema de salud solo paga :

     • Pediatra
     • Neuropediatra
     • Psiquiatra infantil
     • Psicólogo clínico, profesional con formación en análisis del comportamiento
     • Terapeuta del lenguaje
     • Terapeuta ocupacional
     • Trabajo social
     • También paga intervenciones basadas en la estrategia ABA que cuenten con evidencia científica sobre su efectividad mejorando la condiciones de los pacientes.

Pero aclara que entre ellas no están los tratamientos con cámaras hiperbáricas, los suplementos vitamínicos, el trabajo con animales (perros, delfines, caballos, etc), la musicoterapia ni la aromaterapia.

Es decir, el protocolo que impulsó y presentó Gaviria sí eliminó el acceso a algunos tratamientos, pero no a todos. Y lo hizo con los que no contaban con estudios que demostraran su efectividad.

En suma, no es cierto que haya eliminado “el acceso de los niños con autismo a los centros especializados” en general sino solo a algunos, por lo que calificamos la publicación como más falsa que cierta.