Detector: no, estudio israelí no demuestra que la ivermectina es la cura contra el covid

en pocas palabras

Es una investigación con una muestra muy pequeña.

 

Al chat de WhatsApp de La Silla (+57 318 312452) nos llegó una cadena que está circulando y que se afirma que “un estudio doble ciego del científico israelí Eli Shwartz demuestra que el covid puede curarse por menos de un dólar al día con ivermectina”.

La cadena va acompañada de un enlace a un artículo del The Jerusalem Post que explica ese estudio.

Le pasamos el Detector de Mentiras y encontramos que la afirmación es más falsa que cierta.

Así se ve la cadena que está circulando en WhatsApp: 

El artículo publicado el 2 de agosto en el The Jerusalem Post afirma que el Centro Médico Sheba, el hospital más grande de Israel y uno de los mejores del mundo, realizó un estudio encabezado por Eli Schwartz, fundador del Centro de Medicina del Viaje y Enfermedades Tropicales de Sheba.

Fue un estudio entre el 15 de mayo de 2020 y finales de enero de 2021. Consistió en un ensayo aleatorizado, controlado y de doble ciego para evaluar la eficacia de la ivermectina en la reducir la diseminación del virus entre pacientes no hospitalizados con covid leve a moderado.

Según el artículo, los resultados del estudio arrojaron que casi el 72% de los voluntarios tratados con ivermectina dieron negativo para el virus al sexto día y solo el 50% de los que recibieron el placebo dieron negativo.

Sin embargo, el Jerusalem Post no dice que el covid se puede curar con ivermectina, sino que el científico Eli Schwartz lo dice.

Pero, algo que no menciona el artículo, es que este estudio no presenta datos concluyentes para que se pueda afirmar que la ivermectina es efectiva contra el covid.  

¿Por qué?

La ivermectina es una droga antiparasitaria de amplio uso en la medicina humana y veterinaria. Suele usarse para el tratamiento de infecciones intestinales causadas por  bacterias, pero siempre bajo prescripción médica. 

También se usa para tratar otras infecciones por parásitos, infestación de piojos y sarna.

En Colombia solo está aprobada por el Invima para tratar las dermatosis parasitarias, los parásitos intestinales y tisulares.

Por ahora no se ha autorizado como tratamiento contra el covid, aunque se permite usarlo en ensayos clínicos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), el Invima y la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) coinciden en que a hoy no hay estudios concluyentes que demuestren la eficacia clínica de este medicamento contra el covid y han señalado que existen riesgos si se usa de forma indiscriminada. 

Según la FDA, una sobredosis de ivermectina puede provocar “náuseas, vómitos, diarrea, hipotensión (presión arterial baja), reacciones alérgicas (picor y urticaria), mareos, ataxia (problemas de equilibrio), convulsiones, coma e incluso la muerte”.

Hace un mes, ColombiaCheck reveló que el Instituto Nacional de Salud de Colombia ha contabilizado 23 casos de intoxicaciones por ingesta de ivermectina en los primeros seis meses del año. 

Entonces ¿Qué significa el estudio del Centro Médico Sheba?

El objetivo del estudio fue evaluar si la ivermectina puede reducir la diseminación de virus en pacientes en una etapa temprana de la infección por covid. Se realizó en hoteles que habían sido designados como instalaciones de aislamiento para pacientes con covid.

Como fue doble ciego, ni el experimentador ni los pacientes sabían quién recibió el medicamento y quién el placebo, para no interferir en los resultados. 

Las 89 personas fueron elegidas aleatoriamente. 47 recibieron ivermectina y 42 placebo. Cada paciente fue monitoreado telefónicamente para saber si estaba tomando sus medicamentos y cada 2 días se les realizaba una prueba PCR. 


En el sexto 34 de los 47 pacientes del grupo de ivermectina dieron negativo en la PCR, contra 21 de los 45 del grupo del placebo. Además, el grupo de ivermectina tenía cargas virales significativamente más bajas que el grupo del placebo.

No obstante, los resultados tienen varias limitaciones. 

El principal fue el pequeño tamaño de la muestra, por debajo del mínimo de 96 participantes que previó el estudio mismo: “una muestra mínima de 96 participantes se necesitaba para detectar una diferencia estadísticamente significativa”, dice el documento. “Por ende, se necesitaban 48 pacientes en cada uno de los estudios”.

Otra es que los investigadores no vieron directamente la terapia sino que confiaron en la palabra de los sujetos de que se habían tomado el medicamento.

El tercero es que el estudio solo se realizó entre pacientes leves no hospitalizados, por lo que sus resultados no pueden ser tomados en cuenta pacientes covid más graves.

De hecho, el mismo estudio afirma que no prueba que la ivermectina sea eficaz para prevenir la enfermedad, ni que reduzca las posibilidades de hospitalización. Dice que “se necesita una intervención con más estudios bien diseñados”.

Por último, el estudio no ha sido certificado por revisión por pares. Es decir, no ha sido validado por un grupo de expertos, que es un elemento clave en el proceso de validación del conocimiento científico. 

Por ahora sigue publicado en medRxiv, un archivo en línea gratuito para manuscritos relacionados con las ciencias exactas y la salud en el que los investigadores suben sus papers antes de la revisión.

Como esos documentos son informes preliminares de trabajos que eventualmente serán revisados por pares, según medRxiv “no se debe confiar en ellos para guiar la práctica clínica o el comportamiento relacionado con la salud y no se deben informar en los medios de comunicación como información establecida”.

Por otro lado, también se han hecho otros que tampoco arrojan resultados concretos sobre la efectividad de la ivermectina.

En Chequeado verificaron un estudio que fue publicado en la revista científica E Clinical Medicine, del grupo editorial The Lancet, sobre el efecto antiviral de la ivermectina en dosis altas en adultos con covid. 

Fue realizado en Argentina a 45 pacientes con enfermedad leve a moderada y como resultado arrojó que “la administración de ivermectina a dosis de 0,6 miligramos por kilo de peso, que equivale al triple de lo que es usado normalmente, produce la eliminación más rápida y profunda del virus cuando se inicia el tratamiento en etapas tempranas de la infección”.

Pero, el mismo estudio dice que se “identificó una actividad antiviral dependiente de la concentración de la ivermectina oral en dosis altas” y se necesitan “grandes ensayos con criterios de valoración clínicos para determinar la utilidad clínica de ivermectina en covid”. 

ColombiaCheck recopiló varios metaanálisis de estudios (estudios de estudios más pequeños) del uso de la ivermectina y encontró que no hay pruebas concluyentes. 

Uno de los metaanálisis es el que publicó la revista Clinical Infectious Disease, de 10 ensayos clínicos que suman 1.173 pacientes evaluados. En él no encontraron resultados a favor del uso de la ivermectina contra el covid pues no se registraron diferencias significativas en la mortalidad, el curso clínico de la enfermedad ni la eliminación del virus.

Otro lo publicó la revista American Journal of Therapeutics, con resultados de 15 ensayos clínicos. Concluyó que el uso del medicamento en los primeros días de infección podría reducir el número de pacientes que desarrollan una enfermedad grave o mueren, pero resalta que la evidencia de eso es moderada. 

En conclusión, el estudio realizado en Israel sí indica que la ivermectina puede ayudar a superar más rápido el covid leve, pero no indica que cure la enfermedad en otros casos. Además, tiene una muestra tan pequeña que no es estadísticamente significativa y por eso no podría demostrar que el covid se pueda curar con la ivermectina. 

Por esto, y como la información difundida dice que “el estudio demuestra que el covid puede curarse por menos de un dólar el día con ivermectina”, pero no hay evidencia suficiente para darlo por cierto, la calificamos como más falsa que cierta.