OPINIÓN

Fin de Semana, la nueva oferta dominguera de la Silla

Fin de Semana, la nueva oferta dominguera de la Silla

Por: De la dirección

Uno de los múltiples placeres que trae el domingo es la posibilidad de leer con calma una buena revista.

Cuando hace ya varios años trabajé en Semana, su entonces director, Felipe López, solía equiparar la revista con una gran cena: unas entradas apetitosas, un menú variado, un postre que causara placer.

Internet, poco a poco, ha ido matando las revistas. La idea del contenido empaquetado riñe con el consumo fragmentado y aleatorio de las historias. La lectura lineal es la antítesis de los hipervínculos que caracterizan el consumo digital. Y el “tiempo real” se devora la posibilidad de esperar hasta el domingo para enterarse de lo que sucedió durante la semana.  Esto sin mencionar el aún por descubrir modelo de negocio para las revistas.

Las revistas son en cierta forma una reliquia del pasado. Aún así, la desaparición de esa Semana dejó un hueco.

Fin de Semana de La Silla no pretende llenarlo. Pero sí ofrecer una alternativa dominguera para aquellos a los que les hace falta algo bueno para leer.  

Cada domingo traeremos el siguiente menú: de plato fuerte, una investigación en profundidad o una crónica larga; un análisis político de coyuntura; y una pieza de opinión, ya sea el noticiero de Actualidad Panamericana en La Silla o la columna de Lucas Ospina, a quien por fortuna hemos recuperado.

De ‘entradas’, traeremos los memes y las principales noticias de la semana, cuatro ideas para procrastinar y recomendaciones de cosas que nos descrestaron de otros medios.

Y de postre, nuestra sección de la Vitrina, una alianza con la Feria del Millón, en la que su director, Diego Garzón, reseña obras de arte que hablan sobre el país y que tienen un descuento para los Súperamigos de La Silla.

Como hasta ahora estamos arrancando hay todavía muchas tuercas por ajustar. Pero esperamos que cuando la vean mañana les resulte tan interesante de leer como para nosotros de incursionar en esta aventura de hacer una revista que transforme la nostalgia en ilusión.

Compartir
0