OPINIÓN

La carrera de caballos en La Silla

Html
lasillavacia(4215).com

Después de las elecciones de 2014 La Silla Vacía tomó la decisión de no cubrir las elecciones a partir de encuestas de intención de voto. Nos mantenemos.

Hoy que salió la encuesta de Invamer Gallup sobre intención de voto, en la que Sergio Fajardo sale punteando, algunos usuarios nos han preguntado por qué no la cubrimos. La respuesta es que después de las elecciones de 2014 La Silla Vacía tomó la decisión de no cubrir las elecciones a partir de encuestas de intención de voto.

La razón es relativamente sencilla, aunque no por eso fue fácil dar este paso. Y es que consistentemente, las encuestadoras se han pifiado en sus resultados en las últimas elecciones.  Como lo mostró La Silla Vacía en 2015, al revisar las principales encuestas de las elecciones locales de 2011 y las presidenciales de 2014, solo una de esas 21 mediciones que revisamos no tuvo descaches superiores al 5 por ciento o a su margen de error.

Nuestro razonamiento es que si en realidad no son un instrumento totalmente confiable para sondear la intención electoral de los colombianos, cualquier análisis que haga La Silla con base en ellas más que informar puede despistar.

Digo que la decisión no fue fácil porque pocas cosas son más divertidas en tiempo electoral que analizar encuestas, y nuestros usuarios también quisieran ver ese análisis. 

Pero en la campaña del plebiscito, vimos los frutos de no guiarnos por ellas. Mientras que muchos medios daban por ciertos sus predicciones de que ganaría sin duda el Sí, La Silla hizo un esfuerzo grande para ignorarlas y acercarse a la gente de carne y hueso para sondear sus emociones al respecto. Eso nos permitió descubrir historias como la del Movimiento de la Familia en Santander que promovió el No a partir de la idea (falsa) de que los acuerdos tenían una ideología de género. Y entender también los temores profundos que pesaban sobre la decisión en pueblos como Chalán, en Sucre, que era solo un símbolo de muchos otros que habían sido víctimas de las Farc. Por esa reportería, el triunfo del No no nos tomó por sorpresa, y quizás a nuestros lectores más acuciosos tampoco.

La Silla Vacía seguirá cubriendo la Gallup Poll, que no es electoral sino permanente y que hacen cuatro veces al año desde hace más de 20 años con la misma metodología para explorar el ánimo colectivo.  

También cubriremos a las encuestas como estrategias de poder porque si bien con frecuencia no sirven para predecir el resultado sí lo influyen.  Pero no como base para nuestra comprensión de lo que está sucediendo.

Nos aguantaremos así, las ganas. Y esperamos que al final nuestros usuarios lo agradezcan.

Compartir