OPINIÓN

Si gana "Fico"

Html
hectoriveros.jpg

Ilustración: Los Naked.

Predecir como sería un gobierno de Federico Gutiérrez es difícil por su falta de convicciones, su carencia de formación profesional e intereses intelectuales y la ambigüedad de sus mensajes, que en buena parte de los casos le dictan por WhatsApp. Sin embargo, más allá de un slogan de sus contradictores, parece ser cierto que sería “más de lo mismo”, pero quizás peor.

La manera como aceptó sin discutir el documento que preparó el expresidente César Gaviria para hacer un diagnóstico de la coyuntura y proponer un camino, que es todo lo contrario de lo que "Fico" ha predicado a lo largo de la campaña, muestra el desprecio que tiene por los asuntos programáticos y la volatilidad de sus posturas.

Todos los expertos en análisis del entorno están de acuerdo en que un triunfo de Gutiérrez atizaría, literalmente, la llama del descontento de sectores sociales que se expresaron en el paro nacional de hace un año. Provocaría movilizaciones sociales y enfrentamientos con la fuerza pública.

La actitud del gobierno de Duque fue permitir una intervención desordenada y desorientada de la fuerza pública que causó decenas de muertes y cuantiosas pérdidas económicas y daños en bienes públicos. "Fico", en cambio, aprovecharía el escenario para aparecer como un héroe de película norteamericana que lucha contra el mal. El equivalente a sus persecuciones en motocicleta a delincuentes en Medellín que después se supo que habían tenido el apoyo de organizaciones criminales.

Gutiérrez viajaría al lugar donde ocurren los hechos, no amilanado y a la media noche como lo hizo Duque, sino a la luz del día, acompañado de decenas de camarógrafos, alzaría la voz, proclamaría a los cuatro vientos que “respeta la protesta pacífica” pero que no va a permitir bloqueos, ni vandalismo. Provocará entonces enfrentamientos entre manifestantes y la fuerza pública que agravarán el problema, subirá el tono de la voz y adoptará medidas como toques de queda y otras acciones policivas de restricciones de los derechos de los manifestantes, pero también de la población en general, todo por cuenta de la lucha contra el mal.

Quiérase que no, el foco de la acción y la comunicación de un gobierno de Federico Gutiérrez será el orden público y la recuperación de la seguridad. Echará a andar una bola de nieve de la que difícilmente se salga en sus cuatro años en la que el discurso oficial solo aumenta la tensión y genera daños en vidas y bienes.

Duque intentó establecer una relación distinta entre ejecutivo y legislativo, no basada en una relación clientelar. Terminó sucumbiendo rápidamente y en el balance habrá que sumarle un enorme deterioro institucional y múltiples actos de corrupción provocados y tolerados por la subordinación en la que terminó de una especie de gavilla que es hoy por hoy la determinante en la toma de decisiones oficiales. "Fico" se limitará a dar continuidad a ese estado de cosas, entre otras, cosas, porque es gavilla es su principal operadora política en esta parte de la campaña. No habrá duda de que si Gutiérrez gana será por ellos.

El gracioso o trágico video que circuló esta semana en las redes sociales en el que Duque responde a un grupo de jóvenes, en la campaña de hace cuatro años, que hay que invertir en el campo porque tenemos 22 millones de hectáreas cultivables y solo aprovechamos 7, seguido de una frase prácticamente igual dicha ahora por Gutiérrez ante un escenario de jóvenes es la mejor radiografía de que los dos tienen los mismos diagnósticos, creen en las mismas soluciones fracasadas y repiten los mismos clichés. Si gana "Fico" dentro de cuatro años, su candidato dirá otra vez que tenemos 22 millones de hectáreas y que solo aprovechamos 6 o 7.

En materia internacional, "Fico" insistirá en no reconocer a Maduro y seguramente invitaría a Guaidó a su posesión. Repetirá que los hechos violentos de las disidencias son planeados desde Venezuela y ese largo etc del libreto que Duque repitió durante cuatro años con el resultado conocido.
Ya advirtió, como también lo hizo Duque, que no intentaría negociar un tratado con Nicaragua para darle certeza y estabilidad a los derechos de las comunidades raizales en la zona económica que la Corte de la Haya entregó a ese país hace ya diez años. "Fico" justificó su posición en el hecho de que en ese país no hay un gobierno democrático, lo que excluiría la posibilidad de mantener relaciones con más de la mitad de los países del orbe. Seguramente Gutiérrez desconoce que en el mundo hay más países gobernados por gobiernos no democráticos que los que gozan de democracias, incluso débiles.

"Fico" ha dicho que mantendrá la misma posición histórica de los gobiernos en relación con los cultivos ilícitos y la cadena del narcotráfico. Ofrece fumigar con glifosato, a pesar de sus efectos dañinos para la salud y el ambiente, exactamente lo contrario de lo que dice en el documento de Gaviria, que Gutiérrez aceptó sin leer ni controvertir.

"Fico" prefiere los resultados de corto plazo de la economía extractiva a precaver sus negativos efectos sociales, económicos y ambientales. Intentará promover la minería en lugares en los que la comunidad se ha opuesto y dirá que necesitamos esa plata para atender programas sociales.
Gutiérrez nunca ha expresado su intención de eliminar exenciones, que en realidad son privilegios tributarios en favor de sectores que hoy están completamente alineados con su campaña para impedir que Petro llegue. Esa parte del documento de Gaviria tampoco la leyó. En eso será igual que Duque, incluso peor, porque seguirá ofreciendo beneficios tributarios en todos los escenarios empresariales para congraciarse con personas y sectores, solo por arribismo social.

En los temas de justicia mantendrá, como la ha tenido Duque, una relación de apariencia de respeto, de desacato en la práctica, de desconocimiento profundo de su funcionamiento y sus necesidades, el ministerio de Justicia sería una cuota política y sus candidatos a la Fiscalía, también recomendados políticos de quienes hoy se enfilaron alrededor de él, no porque estén convencidos de su talento, del cual hablan mal en privado, sino para impedir que llegue Petro. 

Todo igual, pero peor.

 

ultimas noticias

Compartir