Qué es la silla vacía

La Silla Vacía busca ofrecer el mejor periodismo independiente de Colombia,
transparente, digital y sin barreras de acceso para aquellos que quieren participar activamente en la construcción de un mejor país.  Más que cubrir la noticia del día y acudir a ruedas de prensa, nos centramos en aquellas historias que realmente describen cómo se ejerce el poder en Colombia: en los personajes que mueven los hilos del poder, en las estrategias para alcanzarlo y mantenerlo, en las ideas e intereses que subyacen las grandes decisiones del país. 

El objetivo principal de este medio es hacer buen periodismo. Aquel que está en el lugar donde suceden las cosas y que las puede contar porque estuvo allí o porque habló con los protagonistas; más que formular juicios buscamos provocar preguntas; más que simplificar las cosas buscamos complejizarlas; más que agradar a un gran público buscamos dar insumos para que quienes tienen influencia —en sus familias, amigos, estudiantes, comunidades, medios o gobierno— tengan mejor criterio para comprender lo que sucede en Colombia y para incidir en su futuro; más que pertenecer al poder buscamos develar cómo opera; más que aliarnos con una facción política incluimos la mayor cantidad de voces. Más que narrar eventos aislados encontramos conexiones entre los sucesos y los situamos en un contexto. La Silla Vacía producirá siempre contenidos de alta calidad, que nutren o ponen la conversación

No nos comprometemos a mostrar todos los lados tanto como a reflejar la versión más cercana a la verdad porque sabemos que muchas veces una parte tiene más razón que otra.

No nos fijamos tanto en el mundo oficial y simbólico del poder como en el real. Nuestra prioridad son las acciones, no las declaraciones de los poderosos. Este es un medio jalonado por la información conseguida a punta de reportería, no de filtraciones interesadas. En este medio los periodistas tienen una voz fuerte producto de su trabajo de investigación, no de su ideología o activismo. Nosotros creemos en averiguar los hechos y estos priman sobre nuestras posiciones personales respecto al gobierno, a los políticos o al poder en cuestion. En este medio nos apasiona la política. Y buscamos reflejar esa fascinación y curiosidad en nuestras historias. Tratamos de que sean tan interesantes como lo es hablar con los periodistas que las cubren.

Tratamos de comunicarles a nuestros lectores nuestras dudas, los vacíos de reportería que tenemos, lo que ignoramos y todo lo que sabemos. Rectificamos explícitamente cuando nos equivocamos. La transparencia es uno de nuestros principios rectores. Las opiniones de nuestros usuarios son tenidas en cuenta e informan nuestro trabajo porque además de constituirnos en una fuente primordial de información nuestro objetivo último es proveerle a aquellas personas interesadas en la vida pública una plataforma interesante de conversación acerca del presente y futuro del país.

La Silla estará financiada por una comunidad de usuarios y por aliados estratégicos que valoran y respaldan su independencia.  El modelo de financiación de La Silla y sus procesos de reportería son transparentes, abiertos y disponibles para consulta por parte de la audiencia.

La Silla será líder en la implementación de tendencias de buen periodismo digital y garantizará una experiencia genuinamente digital: móvil y nativa en redes sociales.

El equipo

Financiación

 Así comenzó La Silla

La Silla Vacía nació con una donación del Open Society Foundation y con una inversión de Juanita León y su familia, capital con el que en enero de 2009 se constituyó Blogósfera Producciones, una Sociedad por Acciones Simplificada que es la dueña de la marca La Silla Vacía. 

Nuestros socios

Juanita León es la dueña del 83% de La Silla Vacía. El director editorial, Juan Esteban Lewin, tiene el 2% y Nicolás Acosta, el ingeniero que diseñó la parte tecnológica de la página y que trabaja en una empresa de inteligencia artificial en Silicon Valley, tiene el 5%. Finalmente, tenemos un 10% de las acciones en reserva con el fin de dar incentivos para retener el talento clave de La Silla Vacía.

Origen de nuestros recursos

En 2020, el 28 por ciento de nuestros ingresos vinieron de proyectos de cooperación internacional con las siguientes fundaciones: 11 por ciento de la Embajada Británica; 7 por ciento de FORD Foundation, 4 por ciento de la Open Society; 3 por ciento del Membership Puzzle de la Universidad de Nueva York, 2 por ciento de la Red Internacional de Verificación de Datos (IFCN por sus siglas en inglés) y 1 por ciento de Google a través del Journalism Emergency Relief Fund.

Otro 40 por ciento lo obtuvimos de proyectos comerciales: 11 por ciento de nuestros aliados que hacen posible La Silla Llena; 8 por ciento de eventos y cursos; 6 por ciento de nuestras universidades aliadas a La Silla Académica; 6 por ciento de los aportes de nuestros SúperAmigos; 5 por ciento de alianzas en contenido para desarrollar especiales de contenido o podcasts como El Futuro del Futuro; 3 por ciento de suscripciones a nuestra biblioteca de bases de datos, La Silla Datos; y tan solo un 1 por ciento de publicidad en banners (pauta).  La Silla no vende publireportajes ni hace especiales de contenido patrocinado.

Finalmente, el 32 por ciento de nuestros recursos vinieron de Facebook en el marco de una alianza para llevar nuestro detector de mentiras a esta red social como parte de su programa de verificación de datos externos.

Grafica

Creemos en la diversificación de nuestros ingresos para mantener nuestra sostenibilidad, por eso trabajamos en total con más de 15 organizaciones de diferentes sectores en 2020. A continuación podrá ver a los aliados con los que hicimos eventos, talleres y especiales editoriales como el de "Mujeres Transformadoras" o nuestro podcast de "El Futuro del Futuro". En total estas alianzas equivalen a un 28 por ciento de nuestros ingresos, pero ningún cliente individual representa más del 4 por ciento (porcentajes correspondientes al total de nuestros ingresos). 

 

Grafica

Esta diversificación también garantiza nuestra independencia. No aceptamos ningún tipo de aportes o pauta por parte de campañas políticas o políticos, porque entendemos que este hecho puede afectar nuestra transparencia, ni regalos de ninguna fuente. Tampoco tenemos ningún contrato con el Estado.

En el 2020 los ingresos totales de la Silla Vacía fueron $3.135.912.565 y la utilidad neta de $361.645.583.

Dichas utilidades fueron reinvertidas en fortalecer nuestro equipo de periodistas, hacer más investigaciones a profundidad durante 2021 (que es nuestro compromiso con los SúperAmigos) y en modernizar y optimizar nuestra plataforma digital.

CÓMO INVERTIMOS NUESTROS INGRESOS

El trabajo periodístico de La Silla consume tiempo y recursos. Nuestro principal costo en 2020 fueron nuestros empleados: periodistas, practicantes y personal administrativo que representaron un 71 por ciento de los egresos. Adicionalmente, nuestros costos de honorarios y servicios, incluídos los costos del mantenimiento de nuestra página son un 16 por ciento. Finalmente, los costos fijos y administrativos (arriendo oficina, servicios públicos, seguros, depreciaciones) son un 5 por ciento. Los gastos de transporte, entre los cuales están los que hacemos para nuestras investigaciones en terreno, representan un 2 por ciento. El restante 6 por ciento lo pagamos en impuestos.

Si quiere conocer nuestro Balance General y Estado de Resultados haga clic acá.

También puede ver nuestro Certificado de Representación y Existencia acá.

Contacto

Icono 7552085
Icono editor@lasillavacia.com
Síganos: