Se rumora que JM Santos no asistirá a algunos, por lo menos al primero, de los encuentros entre candidatos a la Presidencia que ha convocado parte de la gran prensa. La razón: Juan Manuel, que aparentemente tiene una buena probabilidad de llegar a la segunda vuelta de la contienda electoral, no puede desgastarse en el juego de la democracia, es decir, contarle a todo el mundo y al mismo tiempo con los demás candidatos y en igualdad de condiciones, cuáles son sus propuestas de gobierno, para que podamos compararlas en tiempo real. Es decir, ahí mismo. No. No va a ir.
Pero tiene razón.
Porque hay un sinnúmero de preguntas que sólo pueden hacerse a él, y sobre las que los demás candidatos poco o nada pueden decir. Así que si se le formulan se va a llevar todo el programa con sus intervenciones, justificaciones y excusas. Y esto no es equitativo con los demás. Qué justo es Juan Manuel. Veamos tres:
Luis Fernando Santos se ha marginado de la Presidencia de la Casa Editorial de El Tiempo, mientras dure la contienda electoral. Buena ética. ¿Porqué no lo hizo mientras su hermano y su primo hacían- hacen- parte del gabinete del Presidente Uribe? Una vez elegido Santos, si lo fuera ¿se marginará aquél para siempre de la CEET?
El recién presidente electo de Chile ha manifestado su voluntad de vender sus acciones de la aerolínea LAN. Qué buena y creíble ética. ¿Venderán los Santos, o al menos JM sus acciones en El Tiempo, o como se llame la empresa que es dueña de las acciones de la familia, en el supuesto caso de resultar elegido JM Presidente?
El gobierno nacional ha empujado el acelerador para la licitación del tercer canal de televisión. Debería esperarse a que el nuevo Presidente se posesione. O mejor no. Porque si es Santos, socio ahora de los españoles que quieren hacerse al canal, no quedaría bien que el nuevo Presidente se auto- otorgue un canal.  Así que lo que puede leerse es que JM no va a vender sus acciones de El Tiempo. O ¿si?
Propongo armar un dossier con nuestras preguntas para ellos…