César Augusto Caicedo Jaramillo

César Augusto Caicedo Jaramillo

Presidente de Colombina

1 Conexiones Última actualización -

Es uno de los cacaos más visibles del empresariado caleño y uno de los superpoderosos del Pacífico en 2019.

Su abuelo, Hernando Caicedo, fundó de una de las cien empresas más grandes del país y una de las más conocidas, Colombina, que hoy preside César.

Economista, estudió su pregrado en la Universidad de Tufts en Massachussets (Estados Unidos), y se especializó en administración de empresas con énfasis en mercado y finanzas en la Universidad de Miami. 

Hizo esa especialización mientras presidía la junta directiva de Colombina, cargo que ocupó mientras Ariosto Manrique lideró la empresa en reemplazo del padre de César, Jaime H. Caicedo, que falleció en 1987.

Jaime H. Caicedo fue quien le imprimió a la empresa el carácter internacional e industrial que hoy tiene, cuando antes de él era más una empresa derivada del negocio mucho más grande de la familia: los ingenios Riopaila y Castilla. Entre otras, creó productos tan populares con el Bon Bon Bum, la puso a exportar y la aceleró.

César asumió la presidencia de la empresa en 2002, cuando tenía 33 años y tras un breve paso por ella de Charles Bevan, quien hizo varias reformas en la estructura. Con su nombramiento volvió a manejar la compañía un miembro de la familia Caicedo, los accionistas mayoritarios, después de haber apostado por poner personas externas.

La estrategia les funcionó. En el mundo empresarial reconocen a César Caicedo como el modernizador de Colombina, pues ha llevado a la compañía a ser un jugador latinoamericano no solo en el segmento de las golosinas, donde ya estaba, sino en el de alimentos en general. Por ejemplo, en 2018 exportaron cerca de 245 millones de dólares, casi la mitad de sus ventas.

Para eso, Caicedo renovó unas plantas y construyó otras nuevas, convirtió la de Santander de Quilichao en Zona Franca, y empezó a fabricar galletas, pastas y productos dietéticos. En 2015, cerró la compra de la empresa española de confitería Fiesta, para entrar en firme a Europa, y amplió el número de mercados a los que exporta la empresa para sumar 70 países en 2018.

Para cuatro fuentes con las que hablamos para este perfil, César tomó la visión de su papá y la profundizó.  

“Ha sabido lograr que se tomen decisiones en una estructura corporativa compleja”, nos dijo una de las fuentes conocedoras de la empresa, en referencia en que, a pesar de su tamaño, Colombina sigue siendo una empresa familiar.

Caicedo también hizo parte de las juntas del grupo agroindustrial Riopaila Castilla y, más allá de las empresas familiares, es reconocido por ser uno de los empresarios más activos en la vida gremial del Valle del Cauca. 

En 2019 preside la junta directiva de la seccional de la Andi (Asociación Nacional de Empresarios) del Valle del Cauca, e hizo parte del grupo de empresarios de Cali que refundó la Unión de Acción Vallecaucana en 2004.

La UAV promueve una participación del sector privado en la política, tanto en la construcción de propuestas para el desarrollo de la región como en la financiación de campañas políticas de manera transparente y en la promoción de líderes, una apuesta para acercar el sector privado al público.

Como explica Juan Ramón Guzmán, cofundador y gerente de Belleza Express que también estuvo en la refundación de la UAV, después de que el sector privado se desconectó ante la fuerza del cartel de Cali en los años 80 y 90, varios empresarios decidieron reconstruir esa relación para hacer proyectos que le cambiaran la cara a Cali y al Valle del Cauca.

Caicedo ha participado en varios de esos proyectos, como convertir la Fundación para el Desarrollo Integral del Valle del Cauca, dedicada a ser un centro de pensamiento, en Propacífico, más enfocada en promover la inversión en la región. De hecho, para 2019 presidía la junta de esa entidad.

Aunque públicamente no opina sobre política, Caicedo apoyó desde la junta de la Andi el proceso de paz con las Farc en el mandato de Juan Manuel Santos, fue un aliado para la conformación de la Alianza del Pacífico, y en 2019 entró a formar parte del Consejo Empresarial de esta organización conformado, por cuatro empresarios y la presidenta de Procolombia. A este cargo lo recomendó la gobernadora del Valle del Cauca, Dillian Francisca Toro.

En la política local también es muy influyente, pues apoya aspirantes a la Alcaldía, como lo reportó en La Silla Pacífico que lo hizo con Maurice Armitage y Rodrigo Guerrero.

También lo hace con candidatos al Congreso de diferentes tendencias políticas: en 2018 lo hizo con los uribistas Christian Garcés y Gabriel Velasco, y con la verde Catalina Ortíz.

Caicedo es hincha del Deportivo Cali y en 2006 se lanzó en una plancha para ser directivo del Club. 

Toda su plancha quedó elegida, algo inusual en estas elecciones, y pasó a ser vicepresidente del Club, mientras el también empresario Rodrigo Otoya (cofundador de Giros y Finanzas) era presidente, y llegaron los empresarios y futboleros Aurelio Grinberg, Karim Gorayeb y Alberto López.

“César fue clave en la reingeniería que se le hizo al Deportivo Cali a nivel administrativo y estratégico, se hizo un análisis por unidades de negocios para ver cuáles ganaban plata y cuáles perdían y eso sirvió para hacer un plan que sigue siendo la base de la estrategia del Club”; nos contó Gorayeb.

Como en Colombina, Caicedo promovió enfocar los esfuerzos en la exportación -en este caso, de jugadores- y para eso lideró el fortalecimiento de las divisiones menores.

Caicedo está casado con una caleña también muy conocida en el mundo empresarial y de la moda, la diseñadora Johanna Ortiz, con quien tiene dos hijos.

 
Leer más.

CONEXIONES

Apoyó su candidatura a la Alcaldía de Cali. Le donó personalmente 20 millones de pesos.