Jhon Alexander Rojas

Jhon Alexander Rojas

Gobernador electo de Nariño 2019

2 Conexiones Última actualización -

Jhon Alexander Rojas, el electo Gobernador de Nariño (2019-2023), es un abogado de Buesaco, con tres especializaciones. En las elecciones locales de 2019 logró el cargo tras una campaña en la que recogió firmas y tuvo el apoyo de varios políticos tradicionales del departamento.

Es el primer gobernador que no proviene de la izquierda en lo que va corrido del siglo.

En las Locales del 27 de octubre obtuvo 274.990 votos, más de 150 mil de diferencia con el novato electoral y cercano al senador Álvaro Uribe, Damir Bravo, avalado por los conservadores y ASI.

Rojas es abogado de la Universidad Libre y tiene tres especializaciones en alta gerencia, gerencia en servicios de salud  y en gerencia hospitalaria. Hizo tres maestrías en dirección y control de servicios de salud en la Universidad de Alcalá (España), en eficiencia energética y en criminología de la Universidad Rey Juan Carlos (España), ciencias penales y penitenciarias de la Universidad de Nariño.

Nació en Buesaco, Nariño. Su padre, Robert Rojas, era un político en ese municipio y fue alcalde por decreto en 1982. En 1996 fue asesinado por las Farc. Está casado y tiene dos hijas.

Antes de la política, durante cinco años trabajó como mecánico y taxista para cubrir los gastos de sus estudios. 

Arrancó en lo público como archivador de historias laborales en 1996 y luego como asesor de gerencia en el Seguro Social. Tras el asesinato de su padre, fue Personero de Buesaco entre 1998 y 2001. Pasó después a ser asesor en el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf) en 2002 y fue asesor de Invías durante el Plan Colombia en el gobierno de Andrés Pastrana.

Fue en la década pasada cuando comenzó a acercarse al sector salud en lo público y lo privado.

Tras ser gerente de una empresa de transporte público y luego gerenció la EPS Salud Vida. 

Desde 2007 a 2008 fue subdirector y luego director (hasta 2014) de la caja de compensación Comfamiliar, entidad que es conocida en el Nariño político como un fortín burocrático del hoy senador de La U, Berner Zambrano, uno de los principales apoyos políticos de Rojas durante su carrera electoral.

Tras salir de la dirección de Comfamiliar, Rojas se lanzó a la Gobernación de Nariño.

Ese año la Procuraduría formuló cargos en su contra por presuntas irregularidades presupuestales y presunta entrega de recursos anticipados cuando fue director administrativo de Comfamiliar. Quedó absuelto en segunda instancia y ese caso no detuvo su aspiración.

En esa campaña contó con el aval del partido de La U, vía Zambrano, quien para la época era representante a la Cámara; y con el apoyo del liberalismo, a través del senador Guillermo García Realpe.

Se enfrentó al entonces exsenador Camilo Romero, quien se lanzó con el aval del Partido Verde y agrupó a toda la izquierda del departamento, que allá es políticamente fuerte.

Rojas quedó segundo en las elecciones, alcanzando 213.329 votos. Romero sacó 331 mil votos.

A partir de esa campaña fue más visible en la política departamental.

En 2016 fue gerente de la campaña del plebiscito en Nariño, donde ganó el Sí con 251 mil votos; paralelamente fue defensor delegado para la salud, seguridad social y discapacidad de la Defensoría, lo que aumentó su visibilidad pública en temas sociales.

En las presidenciales de 2018 fue el gerente de la campaña del exvicepresidente Germán Vargas Lleras, que allá sacó 44.709 votos.

Para las elecciones locales, lanzó su aspiración por firmas. Con el movimiento Mi Nariño y recogió 209.411 firmas para inscribir su candidatura. Eso ayudó a que hiciera campaña más temprano que sus competidores que no tenían aval.

Durante ese tiempo recibió los avales de los partidos Colombia Renaciente; Cambio Radical, vía el representante Gilberto Betancour; La U con el senador Zambrano y la representante Teresa Enríquez; Aico y una parte de conservadores independientes  denominados “equipo azul”.

Como contamos, Rojas mantuvo un discurso propaz que le fue funcional a los votantes nariñenses. Así mismo ratificó su postura en contra a la fumigación con glifosato de cultivos ilícitos y contra el fracking.

Ese discurso, el apoyo de políticos tradicionales con maquinaria y votos, y la falta de unión de la izquierda para lanzar a un candidato fuerte que siguiera con el legado de Romero, permitió que Rojas ganara la elección.

Leer más.

CONEXIONES

Rojas durante el gobierno de Andres Pastrana se desempeñó como asesor de Invías durante el Plan Colombia