Screen Shot 2015-07-03 at 5.47.43 PM.png

Cinco aspectos o aproximaciones resaltan de la revisión internacional de experiencias para la implementación de políticas públicas de restitución de tierras, en países como Nepal, Kenia, Sudáfrica, Irak, Bosnia y Colombia.

A propósito del Taller Internacional de Restitución de Tierras celebrado en Cartagena del 30 de junio al 3 de julio, cinco aspectos o aproximaciones resaltan de la revisión internacional de experiencias para la implementación de políticas públicas de restitución de tierras, en países como Nepal, Kenia, Sudáfrica, Irak, Bosnia y Colombia.

1. Únicamente restitución?

A la inequidad estructural en las condiciones de tenencia de la tierra durante las tres últimas décadas, se han sumado las consecuencias del despojo y abandono forzado, producto dediversos conflictos internos, que han acentuando los problemas históricos subyacentes para la distribución y acceso por parte de los pobladores rurales.  En este sentido, las soluciones duraderas deben contemplar una política ampliada de administración de tierras, incorporando a los esfuerzos de restitución, instrumentos permanentes para la redistribución y acceso a campesinos sin tierras, así como  el desarrollo y fortalecimiento de capacidades institucionales para la gerencia integral de las tierras publicas y privadas, siendo de especial importancia la actualización de catastros y registros inmobiliarios.

La restitución de tierras, como parte de la reparación integral de las víctimas, la justicia restaurativa y la reconstrucción de la verdad acerca de lo sucedido, hacen parte del rompecabezas de la construcción de paz.  Sin embargo, no es suficiente un enfoque centrado exclusivamenteen las víctimas, pues en los territorios co-existe otra población rural vulnerable, que igualmente necesita atención para mitigar nuevas tensiones y conflictos, siendo imperante complementar la restitución de tierras, con otras políticas sociales que permitan la atención de los diferentes grupos poblacionales en el territorio, bajo un enfoque integral de intervención que facilite las condiciones de reconciliación.

2. Las cifras y el tiempo

La experiencia de Paul Prettitore y Victoria Stanley, expertos del Banco Mundial en tierras y desarrollo rural, evidencia la frecuente dificultad para determinar la magnitud del despojo y el número de casos a restituir, como consecuencia de la ausencia de registros oficiales respecto de las relaciones de propiedad existentes al momento del despojo de la tierra. Esto ha generado mal entendidos y expectativas en muchos casos erróneas sobre las hectáreas y número de casos a atender. Por tanto la principal lección aprendida es la actualización periódica de las estimaciones y cifras iniciales, que faciliten la transparencia y re-ajuste en la planeación y puesta en marcha del proceso.

La implementación de procesos de restitución demanda más tiempo en aquellos casos en los que;i)no existen registros institucionales que permitan determinar quién tenia qué, es decir,la situación de tenencia de la tierra al momento del despojo, ii)existen procesos especiales garantes de derechos para poblaciones especialmente vulnerables como comunidades étnicas, mujeres y niñez; iii) se presentan conflictos prolongados por la superposición de numerosos derechos sobre la tierra, requiriendo la documentación de un mayor número de casos sobre un mismo predio. 

3. Restitución Administrativa y Conciliación

En el marco de la Justicia Transicional, la restitución requiere de procedimientos innovadores y flexibles que superen los procesos de justicia ordinarios. A diferencia del caso Colombiano, las aproximaciones metodológicas privilegian la restitución administrativa sobre la judicial; incluso en casos como el Sudafricano, en donde se surte un procedimiento mixto que parte de procesos administrativos, los jueces sólo intervienen en aquellos casos donde no hay oposición.  Por otra parte, un instrumento útil y que ha facilitado la reconciliación, ha sido la posibilidad de conciliar conflictos entre ocupantes actuales y las víctimas sujeto de restitución, particularmente en experiencias como la de Sudáfrica y Nepal.

4. La capacidad institucional

Peter Van de Aweraert, Director de la División de Tierras, Propiedad y Reparaciones de la OIM, resaltó la importancia del desarrollo de la capacidad institucional de las entidades encargadas del catastro, registro y regularización o acceso a la tenencia de la tierra y no centrarse únicamente en la entidad que lidera el proceso de restitución, para superar problemas estructurales en la administración de las tierras, de manera que el proceso se pueda implementar de una manera más rápida y eficaz.

5. El retorno

El retorno de las familias debe ser voluntario y basado en decisiones individuales.  La experiencia comparada demuestra que la voluntad de retorno varía dependiendo de la evolución en las condiciones de seguridad, duración  del desplazamiento, las condiciones socio-económicas de las áreas urbanas de reasentamiento versus las frecuentemente precarias condiciones de los territorios abandonados.  No en todos los casos es posible determinar el número de familias que han retornado; por ejemplo  en Bosnia no se ha dado un retorno masivo y en Sudáfrica ha  prevalecido la compensación sobre el retorno. 

En el caso Colombiano, la Unidad de Restitución de Tierras ha encontrado que tomando como universo las reclamaciones con sentencia judicial de restitución, alrededor de 85% de las familias están explotando económicamente su predio y/o han retornado físicamente a los mismos.Estas cifras demuestran la construcción de confianza en el Estado y en la posibilidad de reconstruir proyectos de vida sostenibles en el campo, esto es un efecto directo que ha generado la política de restitución al promover esfuerzos específicos para fortalecer el retorno.

Y entones qué sigue…

Tomando estos aprendizajes y discusiones, es necesario para el caso Colombiano, emprender ajustes procedimentales y de fortalecimiento Institucional que comprenda la coordinación entre entidades y mejoramiento de las capacidades técnicas, operativas y presupuestales, de las entidades a cargo del Catastro, Registro, del Incoder (o entidad que resulte en aplicación del Plan Nacional de Desarrollo) y los mismos entes territoriales.

Que estas adecuaciones faciliten una restitución estable y duradera, acompañada de procesos de desarrollo rural, como son bienes públicos, infraestructura y apoyo al desarrollo productivo.

Asimismo es necesario, realizar ajustes hacia instrumentos normativos que hagan viable la restitución administrativa en casos sin oposición; y poner en marcha  la conciliación y mecanismos alternativos de resolución de conflictos, vigilando que se mantega el consentimiento informado y libre de vicios por parte de las víctimas.

En lo que se refiere a los ocupantes actuales vulnerables, denominados ocupantes secundarios, es esencial dar fuerza a su identificación, caracterización y ordenes judiciales para mitigar la aparición de nuevos conflictos.

Y finalmente, la salida negociada al conflicto permitirá el escalamiento de acciones de paz y reconciliación, en tanto que el mejoramiento de las condiciones de seguridad en los territorios, facilitará la restitución y el retorno de las víctimas a sus tierras.

Ingeniera Catastral y Geodesta, con Maestría en Ciencias de la Geo-información y Administración de la Tierra. Experiencia regional en planeación del desarrollo, ordenamiento territorial y ambiental. Coordinadora Catastral y de Análisis Territorial del Proyecto Tierras y Patrimonio de la Población...