Con la captura del exgobernador Jorge Pérez Bernier se cae otro de los súper poderosos de La Guajira y ficha clave del grupo político que gobierna. 

Con el resultado electoral de las atípicas del 6 de noviembre en La Guajira en las cuales ganó el candidato avalado por La U y el conservatismo, Wilmer González Brito, volvió al poder uno de los dos grupos políticos que tradicionalmente ha mandado en ese departamento: Nueva Guajira. Ellos pasan de esa victoria a una derrota porque otra de sus fichas principales fue enviada a la cárcel.

 

Se trata del fundador y timonel de ese movimiento: el dos veces gobernador Jorge Pérez Bernier, quien el viernes pasado fue enviado a los calabozos del búnker de la Fiscalía tras una orden del Tribunal de Bogotá, en medio del proceso que se le sigue por presuntamente haber cometido los delitos de peculado por apropiación y por contratar sin el cumplimiento de los requisitos legales cuando fue mandatario por segunda vez, entre 2008 y 2011.

La Fiscalía lo acusa puntualmente de haberse apropiado de unos 26 mil millones de pesos que estaban destinados a la construcción de varios megacolegios en La Guajira y de haber celebrado contratos por cerca de 140 mil millones de pesos sin que todo estuviera en regla.

Pérez es uno de los súper poderosos de La Guajira porque con su grupo político no solo se las juega en cada elección por la Gobernación sino que también respalda candidaturas a las alcaldías municipales del departamento.

En las pasadas regionales, por ejemplo, Nueva Guajira se hizo a ocho de las 15 alcaldías guajiras vía sus aliados políticos: las de Hatonuevo, El Molino, Villanueva, Urumita, Dibulla, La Jagua, Distracción y San Juan del Cesar.

La llegada a prisión es quizá el capítulo más fuerte de una novela de desaciertos que ha tenido el jefe natural de Nueva Guajira porque ya en marzo de este año la Procuraduría le había formulado pliego de cargos por posibles irregularidades contractuales relacionadas con la entrega de medicamentos y la prestación de servicios de salud en la península.

Además, la Fundación Paz y Reconciliación que dirige León Valencia relaciona al exmandatario con Dilger Becerra, quien en vida fue señalado de ser el principal blanqueador de dinero de la banda criminal ‘Los Rastrojos’. Por este último caso, Pérez Bernier no tiene investigación.

Este golpe se suma a la detención que desde junio cumple el aliado de Pérez y también exgobernador Hernando Deluque.

Deluque (padre del representante a la Cámara de La U, Alfredo Deluque) se entregó a la justicia en junio de este año y para pagar una condena de nueve años en un cantón militar por los delitos de contrato sin cumplimiento de requisitos legales y peculado por apropiación.

Por si fuera poco, una de sus aliadas en en las dos últimas elecciones atípicas, Cielo Redondo, tiene casa por cárcel. A ella la Fiscalía le ordenó la captura el año pasado, estuvo prófuga un tiempo y luego se entregó para ser acusada por concierto para delinquir, peculado por apropiación y falsedad en documento público y privado.

El ente acusador cree que incurrió en esos delitos al comprar unos materiales de construcción cuando era alcaldesa de su pueblo por segunda vez, entre 2007 y 2011.

Además de eso, Nueva Guajira viene de perder tres veces la Gobernación contra el grupo con el que tradicionalmente se ha peleado el poder: la Gran Alianza, que llevó al poder al condenado Kiko Gómez y a la inhabilitada Oneida Pinto. En ese movimeinto está el representante a la Cámara Antenor Durán y, hasta antes de las atípicas, estuvieron los Ballesteros en cabeza del exgobernador Jorge Ballesteros, ellos se fueron con Wilmer González en esta última contienda.

Pérez y Deluque entran a engrosar la lista de exgobernadores de la península presos en la que ya están el cuestionado Kiko Gómez que acaba de ser condenado como determinador de tres homicidios y José Luis González quien paga condena en la cárcel el Bosque de Barranquilla por irregularidades contractuales cuando fue mandatario entre 2004 y 2008.

Como Wilmer González llegó al poder respaldado por Nueva Guajira, con buena parte de los secretarios de despacho que ha nombrado le ha dado juego a ese grupo en su gabinete, sin embargo, hasta ahora no hay nadie que sea línea directa con Jorge Pérez Bernier, por eso su captura no se ha sentido, por ahora, en la nueva administración.