El concejal de Bogotá Wilson Duarte, que ha denunciado la improvisación Instituto de Desarrollo Urbano con la construcción de la fase III de Transmilenio y las pérdidas millonarias que tendrá la ciudad por esta obra, parece ahora un funcionario más del Instituto. Se le ve recorriendo los lugares afectados y dando consejos a los técnicos del IDU para calmar los ánimos. Este nuevo equipo de trabajo logró detener esta semana una protesta en el sector de San Victorino, allí los comerciantes amenazaban con salir a paro porque las obras afectaban sus locales.