Esta mañana las Farc dedicaron una carta entera al Procurador General Alejandro Ordóñez, en la que cuestionan su “poder omnímodo” y su interés por “neutralizar [a] opositores incómodos” como Piedad Córdoba, el Alcalde Gustavo Petro, quienes defienden el matrimonio igualitario o el proceso de paz. Más allá de su arremetida contra Ordóñez, lo que llama la atención es que -una vez más- las Farc hacen un esfuerzo por conectarse con el debate político actual, con un sector de la opinión más progresista en el país y con temas que preocupan a la gente en las ciudades, pero que nunca fueron parte de su discurso tradicional.

Esta mañana las Farc dedicaron una carta entera al Procurador General Alejandro Ordóñez, en la que cuestionan su “poder omnímodo” y su interés por “neutralizar [a] opositores incómodos” como Piedad Córdoba, el Alcalde Gustavo Petro, quienes defienden el matrimonio igualitario o el proceso de paz.

Más allá de su arremetida contra Ordóñez, lo que llama la atención es que -una vez más- las Farc hacen un esfuerzo por conectarse con el debate político actual, con un sector de la opinión más progresista en el país y con temas que preocupan a la gente en las ciudades, pero que nunca fueron parte de su discurso tradicional.

Todo esto en momentos en que Ordóñez está en el centro de la noticia, con la maquinaria puesta en marcha desde la Procuraduría para atajar el matrimonio igualitario y sus duros cuestionamientos al fallo de la Corte Constitucional que tumbó el fuero penal militar, con el argumento de que en la Corte los subversivos han encontrado más garantías que los militares.

Según las Farc, Ordóñez “se ha convertido en un intransigente Torquemada, perseguidor de los derechos ciudadanos y de las libertades políticas en Colombia” y funge “como un falso sacerdote de la moral pública, se opone al aborto, a los matrimonios entre parejas del mismo sexo y a todo lo que contravenga sus caprichos”. En varios apartes lo comparan con el fraile dominico Tomás de Torquemada, que fue Inquisidor General en la España de los Reyes Católicos y es recordado como una de las figuras que más impulsó la Inquisición en el siglo XV.

Además, las Farc cuestionan que el Procurador haya destituido a la ex senadora Piedad Córdoba porque “no le perdona su compromiso con la paz democrática, con los derechos humanos y con el pueblo”. Y que, según ellos, quiera destituir a Petro -con quienes reconocen “mantenemos políticamente algunas distancias”- por “su compromiso con la defensa de lo público, [y] su visión incluyente de ciudad”.

Y todo esto también en momentos en que en La Habana están discutiendo la eventual participación de las Farc en política, de llegar a buen puerto el proceso de paz. Aunque lo de Ordóñez no está en la mesa de negociación, muestra que a esta guerrilla le preocupa que sus eventuales congresistas corran la misma suerte que Piedad.

Esta es la carta.

Carta Procurador Farc by lasillavacia