Los liberales mantuvieron el número de curules que tenían en el Senado en 2006. Pero su gran pérdida fue en la Cámara de Representantes, donde desde el Frente Nacional los liberales eran la mayoría. Pero perdieron el invicto: La U sacó 49 curules, quitandoles el reinado. Ellos quedaron en el tercer lugar con 35, lo que significa que su gran fuerza que era lo rural se está debilitando.