Alejandro Ordó?ez en pleno discurso la Asamblea de Santander.

El exprocurador sigue de precamapaña presidencial y cultivando el voto de los religiosos. En la Asamblea de Santander apareció junto a la aún procuradora delegada para la familia,  Ilva Miriam Hoyos, para hablar de la ideología de género.

 

Hoy Alejandro Ordóñez dio otra prueba de que anda en campaña política, sobre todo agitando las banderas más conservadoras: fue el invitado central de un debate que impulsó la diputada Ángela Hernández, una de las líderes del movimiento cristiano que movilizó a 2 millones de personas contra el primer acuerdo con las Farc, en la Asamblea de Santander. El tema: la “mitigación de la ideología de género en la Secretaría de Educación de Santander”.

En su discurso Ordóñez, quien el día antes del plebiscito promovió el No en las calles de Bucaramanga con Hernández, dijo que el Gobierno de Santos pretende “adoctrinar” con la ideología de género y aprovechó para meter la cuña sobre el proceso de paz: “aquí lo que hicieron con las cartillas, lo pretendieron hacer con el acuerdo, metiendo lo de la ideología de género de contrabando”.

Además del anulado Procurador, en el debate estuvo la Procuradora Delegada para la familia, Ilva Miriam Hoyos. Ella fue una de las funcionarias más allegadas a Ordóñez en la Procuraduría y ha sido su alfil en los temas de conservatismo social, como la lucha contra la despenalizaciíon del aborto en tres casos o ahora contra la supuesta ideología de género.

Lo llamativo de la presencia de Hoyos es que la Procuraduría no suele enviar a funcionarios desde Bogotá para debates regionales, y más bien delega a funcionarios locales. Por eso, que estuvieran ella y Ordóñez le subió la visibilidad al debate de la diputada cristiana y muestran hasta dónde ese espacio era valioso para el exprocurador.

Encima, no es un evento aislado. El viernes Ordóñez se reunirá con bases conservadoras de ese departamento, y el domingo asistirá a la convención del Partido Conservador, que como lo contó La Silla, deberá definir si se suma a la refrendación del nuevo acuerdo de paz, como piden varios congresistas, o se aparta, como piden Ordóñez y otros de sus líderes visibles que estuvieron con el No.

Cultivando el voto conservador y cristiano, Ordóñez mantiene una posibilidad real de participar en la campaña presidencial. Los réditos se verán cuando inicie en forma su campaña, que aunque por ahora niega que existe, ya arrancó, sosteniendo reuniones con cacaos y políticos en regiones como Santander o Valle del Cauca.