La oficialización de la candidatura de Álvaro Cruz a la Gobernación de Cundinamarca, como candidato oficial de la Unidad Nacional, es un nuevo revés político que sufre Uribe con miras a las próximas elecciones.

Cruz será oficialmente apoyado por el Partido Liberal, Cambio Radical y La U. Con el aval con el que no cuenta Cruz es con el del expresidente Álvaro Uribe. Hace tan solo dos semanas, Uribe había anunciado que se convertiría en el “garante” del proceso para escoger el candidato oficial de la U para Cundinamarca después de que Everth Bustamante, otro aspirante de la U, denunció que el Directorio Departamental del Partido había cambiado las reglas para nombrar al exgobernador Cruz como candidato oficial, desconociendo que había otros precandidatos que sí se sometieron a las disposiciones del partido.

“El partido tiene suficiente simpatía y respaldo electoral para tener su candidato propio”, dijo Uribe en su momento y prometió “enderezar” el proceso.

Pero antes de que llegara de viaje, La U oficializó su aval a Cruz y en el lanzamiento de su candidatura incluso llegó el secretario del Partido con el documento oficial respaldándolo. De esa manera, Bustamante, ex director de Coldeportes de Uribe, quedó relegado a buscar firmas.

La pregunta es si Uribe acatará la decisión de su partido o decidirá montarle competencia a Cruz avalando a su exfuncionario.

Así como perdió el pulso en Cundinamarca, también lo hizo en Santander donde los de la U se rebelaron a apoyar a Hugo Aguilar y en Antioquia, donde la candidata más cercana a él, Sandra Suárez, se tuvo que bajar del bus.