Así lidera Benedetti la campaña de Petro en el Caribe

WhatsApp Image 2021-10-14 at 3.50.27 PM.jpeg

El año pasado, tras salir del partido de La U y recién entrado al petrismo, el senador Armando Benedetti planteó que Gustavo Petro tenía que “colonizar la costa” para ser presidente. Hoy es quien está liderando ese empuje, pese a que en el pasado ha sido parte de la clase política tradicional, bajo Uribe y Santos, que Petro tanto ha criticado. 

Petro y Bendedetti se conocen hace años. Han sido compañeros de la comisión primera del Senado desde 2006 y tienen coincidencias ideológicas en temas como el Acuerdo Paz y en causas progresistas como la eutanasia y la despenalización de la dosis mínima, que nunca ha abandonado.

Tras su conversión al petrismo en noviembre del año pasado, Petro le dio la responsabilidad a Benedetti para que, junto a su hijo y diputado Nicolás Petro, lidere su campaña en la región, especialmente en Barranquilla. 

De tradicional a líder del petrismo

El político barranquillero, de 54 años, tiene un cargo de confianza en la campaña de Petro que a pesar de los riesgos políticos que trae consigo por los líos judiciales que enfrenta. 

Por un lado, la exministra TIC Karen Abudinen lo acusó de haberla llamado para que en lugar de caducar el cuestionado contrato de Centros Poblados, se lo cediera a una firma norteamericana. Por esto está siendo investigado preliminarmente por la Corte Suprema. 

Por el otro, en marzo la Corte lo llamó a indagatoria por enriquecimiento ilícito, por supuestamente haber aumentado su patrimonio de forma inexplicable en tres mil millones de pesos. 

Benedetti rechaza ambos señalamientos, y señala que se tratan de una persecución y un show mediático hecho por estar en el petrismo.

Sobre su rol actual en la Colombia Humana de Petro, Benedetti explica que “no quería volver a estar haciendo campaña, pero entiendo que la organización de Petro es importante en el Caribe. Si nosotros no le sacamos 300 mil o 400 mil votos de diferencia al segundo en la costa Caribe, no tenemos nada que hacer por la ventaja que nos sacan siempre de Antioquia”.

Además de trabajar en la campaña al Congreso del Pacto Histórico y la presidencial de Petro, Benedetti tiene entre sus planes aspirar a la Alcaldía de Barranquilla en 2023, pese a que no tiene gran fuerza electoral en la ciudad. “La decisión tendrá que ver con lo que yo logre palpar en campaña en marzo”, nos dijo. 

Benedetti ha hecho su carrera política moviéndose, con desparpajo, humor y polémica, en distintos círculos de poder. Es conocido por las acrobacias políticas, en las que se puso, hasta la victoria de Duque, de lado del gobernante de turno. La última movida lo lleva al candidato más opcionado para ganar la presidencia: en noviembre del año pasado abandonó La U para llegar al petrismo.

En 2006 apoyó la reelección presidencial de Álvaro Uribe y dio el salto al Senado con el eslogan “100% con Uribe”. En 2010 apoyó al uribista Juan Manuel Santos y en 2014 se convirtió en uno de los alfiles de su reelección con la bandera de la paz, que Uribe rechazaba. En 2018 le hizo campaña a Germán Vargas Lleras, con quien había tenido enfrentamientos públicos. 

La vena política de Benedetti viene de familia. Su papá fue ministro de Comunicaciones durante el gobierno Samper y su hermana Ángela Benedetti fue concejal de Bogotá.

Cuando en 2001 se lanzó a la Cámara por Bogotá, consiguió el apoyo de concejales tradicionales como Samuel Arrieta, Jorge Salamanca (condenado por el carrusel de la contratación en 2016), y Judy Consuelo Pinzón (condenada por recibir coimas para modificar  el código de la Policía en 2004).

Durante la presidencia de Santos, cuando fue presidente del Senado, tuvo influencia en la Fiduprevisora y en el Sena del Atlántico y también lideró una disidencia costeña en La U inconforme con la representación burocrática en el Gobierno.

En conversación con La Silla, Benedetti rechazó la visión de que es un político tradicional: “Yo no vengo de la política tradicional, yo no tengo un puesto en el gobierno, ni departamental, ni local. Tampoco tengo alcaldes ni gobernadores ni diputados ni concejales ni estructura”. 

“¿Ustedes creen que yo soy tradicional porque supuestamente tuve la Fiduprevisora en 2016 y el Sena Atlántico hace once años? No quepo en ninguna característica de político tradicional”,  se defiende. 

Pese a esos antecedentes, fue bien recibido por Petro y los otros dirigentes de la Colombia Humana. En una foto publicada en Instagram del año pasado posa dándole un beso en la frente a Petro, “Hoy somos más los progresistas”, dice al pie. 

Benedetti en Barranquilla

La campaña en parte importante del Caribe, y la agenda de Petro cuando viene a Barranquilla, la coordinan Benedetti y Nicolás Petro. Benedetti dice que su función es acercar a Petro a otros sectores y organizar la campaña.

Esto quedó claro para la organización del evento del 10 septiembre en la Plaza de Paz en Barranquilla, donde la logística estuvo principalmente a su cargo. 

La convocatoria se hizo repartiendo volantes en los barrios y con perifoneo con megáfonos y hubo seguridad privada y buses que transportaron a personas de Barranquilla y otros municipios. 

También fue idea de Benedetti que la tarima tuviera forma de P y que Petro subiera solo y no rodeado de gente, lo que causó malestar en las bases del petrismo local. 

Al respecto, una fuente de la campaña en Barranquilla que prefirió no ser citada para hablar con libertad nos dijo: “Gustavo estuvo solo en la tarima, eso nunca había pasado. Es distinto por la visión de Armando (...) muchos militantes del Pacto Histórico han tenido problemas con él porque su visión es muy individual, y su principal objetivo es la presidencia de Petro, pero más allá de eso no le importa el tejido del Pacto Histórico”.

Además del evento, Benedetti también consiguió la sede de campaña del Pacto Histórico en el reconocido barrio El Prado en Barranquilla. 

Benedetti nos dijo que: “La sede la ubiqué yo porque aquí nadie nos quería alquilar la casa  por cuenta de una directriz de personas influyentes en Barranquilla. Hasta que por fin lo pudimos hacer, duramos dos meses, primero decían que sí y cuando sabían que era para Petro decían que no”. 

“Con Benedetti ha habido más facilidad de abrirnos a algunos espacios, por ejemplo la sede que hay ahora en El Prado, era algo que la Colombia Humana nunca había tenido”, nos dijo la fuente petrista. 

“He sentido que él le imprime una dinámica distinta. El tema logístico, la posibilidad de la sede, le dan una fuerza corporativa a la campaña de Petro y del Pacto Histórico”, nos dijo otra fuente clave en la campaña de Petro en la ciudad.

En relación a los acercamientos que ha tenido con empresarios y otros sectores políticos, Benedetti no dio nombres: “No puedo decir mucho, pero conseguiré futuros aportes y he presentado a Petro con muchos empresarios importantes, con personas que manejan la opinión y la economía”. 

La Silla contactó a otras cuatro personas de la campaña, pero dijeron que no sabían quiénes eran las personas a las que Benedetti había acercado a Petro. 

En todo caso, en tres reuniones que se conocieron de Petro en Barranquilla, Benedetti fue clave. 

El 11 de septiembre reunió a Petro con los líderes de barras de todo el país que estaban en Barranquilla por el encuentro entre Colombia y Chile. Los barras también asistieron al evento de Petro en la Plaza de la Paz. 

Edson Rivaldo, de la barra Frente Rojiblanco Sur del Junior, nos contó que “a partir del paro,tuvimos dos reuniones con el man y nos propuso que cuando Petro estuviera en Barranquilla se reuniera con nosotros”.  

En su oficina, Benedetti también organizó una reunión de Petro con una decena de periodistas locales para distender las relaciones. “La organizó Benedetti y el objetivo fue romper el hielo. En su primera candidatura llamé 20 veces a Petro y nunca lo conseguí”, nos dijo uno de los periodistas invitados.  

A la reunión asistieron el gerente del canal de televisión CTV Barranquilla, Rafael Casadiego; el periodista Lao Herrera de Alerta Barranquilla de RCN Radio; el director de noticias de la cadena radical Cardenal, Víctor López; y el periodista José Gómez Daza de Telecaribe, entre otros. 

Sobre sus relaciones con los medios, otro líder petrista en el Atlántico nos dijo: “Una de las cosas de las que han adolecido los alternativos es que son malos para comunicar, no tienen relaciones con los medios. Benedetti es más versátil, tiene un formato descomplicado. Saca del anonimato a las campañas”. 

Benedetti también fue clave para que se concretara la reunión entre Petro y los empresarios Jabib Char, hermano del exsenador Fuad Char, patriarca del clan barranquillero, y Carlos Cure, exembajador de Colombia en Venezuela y miembro de la junta directiva de Tecnoglass de los hermanos Daes. 

Además de la logística y los acercamientos, Benedetti dice que está encargado de organizar la campaña: “Yo me entero en la primera semana que las personas de Colombia Humana ni siquiera saben dónde están los votos”. 

“Hoy estoy comparando los votos que sacó Gustavo Petro en la consulta presidencial y los que sacó Nicolás Petro en la Gobernación.Tú ahí decantas qué es el verdadero petrismo en el departamento y en la ciudad (...) ¿Cuál es el segundo paso? ponerle a cada puesto de votación un responsable”, dice el senador. 

Con su pragmatismo Benedetti lidera el petrismo en Barranquilla.

La visión pragmática de Benedetti 

“Las campañas son para buscar recursos y buscar votos, y en eso estamos”, sintetiza Benedetti sobre su trabajo. También para buscar aliados nuevos. Benedetti resalta que “por mi pasado político soy amigo de casi todo el mundo en el Congreso, yo puedo hacer alianzas más que cualquier otra persona de la izquierda”. 

Por ejemplo, en su última elección al Senado, Benedetti no hizo eventos públicos en Lorica, Córdoba, pero sacó 3.940 votos por una alianza con un sector del grupo de la excongresista Zulema Jattin, quien recientemente se sometió a la JEP para hablar sobre la parapolítica. 

Una persona importante jattinismo le dijo a La Silla: “Él no hizo campaña acá. Aportó los recursos, la logística, y se le pusieron los votos”. 

Al respecto, Benedetti dijo que no hizo eventos públicos en varias partes del país porque “para esa época me estaba persiguiendo el señor Néstor Humberto Martínez y la gente no querían que Néstor Humberto supiera que me estaban haciendo campaña”. 

Benedetti explica sobre su estrategia en la campaña en 2018: “Me voy para una ciudad, por ejemplo Bucaramanga, yo allá no tengo un voto, pero allá hay un man que tiene dos mil votos que trabaja conmigo si yo le doy importancia, si le ayudo a buscar obras”. 

En cuánto a hacer alianzas, un discurso similar al de Benedetti tiene su suegra y exmagistrada del CNE Adelina Covo, quien fue candidata del petrismo a la Alcaldía de Cartagena en 2019. En esa campaña Petro recorrió barrios de La Heróica con Covo, y causó malestar en el petrismo cartagenero por haber desconocido los proceso locales y por su cercanía con el exsenador Javier Cáceres, condenado por parapolítica. 

Para esta campaña, Covo trinó en agosto que “sin alianza con lo mejor de casas políticas tradicionales no habrá mayoría en Cámara”, algo que generó malestar en el petrismo, según una fuente del movimiento que prefirió no ser citada para evitar confrontaciones. 

Covo no hace parte de los comités de la Colombia Humana en Bolívar, pero sí ha asistido a varias reuniones y está en el grupo de Whatsapp “Dirección 21 de octubre”, que se encarga de la logística de un evento en Cartagena donde asistirá Petro este mes. 

Y una fuente que lo sabe de primera mano le dijo a La Silla que Covo contactó al grupo del excongresista condenado por parapolítica Miguel Ángel Rangel, que quiere lanzar al Congreso a su esposa Sandra Villadiego (excompañera de Benedetti en la bancada de La U en el Senado), a que hicieran parte de la Colombia Humana. Le consultamos a Covo pero no nos respondió.

En todo caso, aún no es claro cuáles son los nuevos grupos políticos o los empresarios que llegarán a la campaña de Petro por Benedetti o Covo. 

Mientras tanto, Benedetti sueña con ser alcalde de Barranquilla. 

Benedetti alcalde

Desde abril Benedetti cantó, en un portal local, que quería lanzarse a la Alcaldía de Barranquilla: “Me gusta, siento sensaciones chéveres...sí, lo voy a intentar”. Esa es una posibilidad que Benedetti aún considera y le dijo a La Silla que dependerá de lo que “logre palpar en campaña en marzo”. 

Benedetti habló sobre esa posibilidad con el exalcalde de Barranquilla de izquierda Bernardo “el Cura” Hoyos en su casa, donde paga prisión domiciliaria por una condena por corrupción en la administración pública. Hoyos ya anunció que apoyará al Pacto Histórico y, de hecho, su grupo, Movimiento Ciudadano, integra esa alianza, como nos confirmaron en la dirección de comunicaciones del Pacto en el Atlántico.

Sobre esta reunión Benedetti le dijo a La Silla: “Mucha gente, a raíz de que yo estoy aquí en Barranquilla, quiere hablar conmigo. Yo voy y escucho y aprendo, porque aquí hay bastante que aprender”. 

En todo caso, pese a sus relaciones con la clase dirigente y política de Barranquilla, Benedetti no tiene una fuerza electoral grande en la ciudad. De los 72 mil votos que sacó en su campaña a Senado en 2018, solo 3.900 fueron en La Arenosa. 

Una fuente de su entorno nos dijo que aún no ve clara esa posibilidad: “Eso es una opción remota, toca ver qué pasa. Hoy la meta principal es el Senado, y si Petro no es presidente no creo que Benedetti se vaya meter a eso”.

Otra fuente de la campaña de Petro en Barranquilla nos respondió en un sentido similar: “A veces lo dice, a veces se contradice y dice que quiere volver al Senado. Creo que por ahora tiene resuelto ir al Senado, porque él parte del hecho de que solo tiene posibilidades de llegar a la Alcaldía si Petro es presidente”. 

Compartir
0