Los Char rebarajan alianzas para mantener su fuerza en el Congreso

Los Char rebarajan alianzas para mantener su fuerza en el Congreso

Foto tomada del periódico El Tiempo

Con 11 congresistas, en las elecciones legislativas de 2018 la casa Char llegó a la cúspide de su poder legislativo. Esto les dio a los Char, un grupo con influencia regional en el Caribe, más poder a nivel nacional, traducido en cuotas en el Gobierno de Iván Duque. Además, dentro de su partido, Cambio Radical, los Char ganaron independencia frente al jefe natural de esa colectividad, el exvicepresidente Germán Vargas Lleras. 

En 2019, por ejemplo, la bancada charista salvó el Plan Nacional de Desarrollo de Duque, pese a la directriz opuesta de Vargas. Y, actualmente, respaldan a la cuestionada ministra TIC Karen Abudinen, cercana a los Char, pese a las férreas críticas públicas de Vargas.

Ese ascenso al poder nacional viene de la fortaleza electoral en las elecciones legislativas: la lista de Cámara de los Char en el Atlántico sacó 401 mil votos, los tres senadores de sus entrañas sacaron 314 mil (dos fueron los más votados del partido) y los otros cuatro congresistas de su línea política sumaron 196 mil votos.

Sin embargo, repetir las mismas cifras de 2018 no será fácil. Aunque los Char tienen más poder que antes, pues además de la Alcaldía de Barranquilla también manejan la Gobernación del Atlántico, para estas elecciones legislativas algunos de quienes fueron sus aliados tomarán otros caminos. Además, llegan con sombras por su asociación con Aída Merlano, quien los apoyó en las pasadas elecciones, fue condenada por compra de votos y hoy está prófuga.

Estas ausencias han generado un reacomodo de fichas con el objetivo de seguir manteniendo su influencia, que en estas elecciones empieza tarde. El representante a la Cámara, José Amar, dice que “Estamos esperando. Don Fuad es el representante del partido en el Atlántico, generalmente las listas y los cupos los define él”.

Los aliados que ya no están

En 2018 la lista de Cambio Radical a la Cámara en el Atlántico puso cuatro de los siete representantes del departamento. Ese músculo electoral lo alcanzaron por las alianzas que hizo la casa Char con senadores de otros partidos.

Se trata de acuerdos por debajo de la mesa en la que aspirantes al Senado de un partido se lanzan con apoyos de candidatos a la Cámara de otro. Una práctica ilícita, pero común en la política regional colombiana.

Para estas elecciones, según un congresista charista y un aliado de los Char, la lista de Cambio Radical en Atlántico pondría, al menos, un representante menos por la salida de aliados clave.

La lista ya no contará con la representante Karina Rojano (67 mil votos), que no aspirará porque su papá, el exconcejal Carlos Rojano, se lanzaría al Senado por el partido Liberal. Rojano fue militante por muchos años del grupo del exsenador conservador Roberto Gerlein y hasta 2014 hizo política con su exesposa, la prófuga excongresista Aída Merlano.

Rojano llegó al ajedrez de los Char en el 2018, sin embargo para la contienda del 2022 se va con los liberales al Senado. Su fórmula será Dolcey Torres, del grupo de la representante de La U Martha Villalba, que no volverá a aspirar.

Por otro lado, el polémico senador Conservador Laureano “el Gato Volador” Acuña, que por su forma de hacer política es conocido como “el mejor comprador de votos del Atlántico”, le puso votos al representante charista y de Cambio Radical Modesto Aguilera. En el departamento Acuña sacó 71 mil votos.

Sin embargo, tras ser uno de los ganadores en las últimas elecciones regionales, “el Gato” llevaría fórmula propia al Congreso. Según nos informó el concejal de su grupo, Andrés Ortíz, su fórmula a Cámara sería Edinson Maza, ex secretario de Desarrollo Territorial de Puerto Colombia.

En esas elecciones la corrupta exsenadora Conservadora Aída Merlano también le puso votos a la lista de Cambio Radical de los Char, a través de su fórmula Lilibeth Llinas, que se quemó.

En esas votaciones Merlano se hizo conocida a nivel nacional porque la Policía encontró en su sede de campaña 268 millones de pesos, cuatro armas, cédulas y documentos que mostraban un fraude electoral. Luego de ser condenada a 11 años de cárcel, Merlano se fugó por una cuerda durante una cita con su odontólogo, y ahora está en Venezuela protegida por el régimen de Nicolás Maduro.

Merlano también salpicó a varios políticos locales, entre ellos a la casa Char y su líder visible, el exalcalde Álex Char.

Sin Merlano y la otrora poderosa casa Gerlein, sus votos, comprados, ya no engrosarán la lista de los Char.

En esa campaña la lista a la Cámara de Cambio Radical también contó con los votos del senador de La U, Miguel Amín, que apoyó al candidato Víctor Escorcia, que se quemó. Para esta nueva contienda Amín no ha decidido su fórmula, y podría volver con los Char o buscar nuevos aliados.

Por el lado del Senado, el congresista Luis Eduardo Diazgranados le confirmó a La Silla que no volverá a aspirar. Diazgranados es de las entrañas del grupo y, después de Arturo Char, fue el senador más votado de Cambio Radical con 112 mil votos.

La estrategia Char

Todas estas ausencias, dentro y fuera del partido, obligan a la casa Char a rebarajar alianzas. Y, a siete meses de las elecciones de marzo, aún no están tan claras. Esto contrasta con lo que pasó en la contienda anterior, cuando en abril de 2017 (a once meses de las elecciones) ya tenían cocinados varios de los acuerdos políticos que los llevaría a conseguir bancada propia en el Congreso.

“Ellos aún no han definido la estrategia, no han definido qué hacer, todavía es prematuro, en un par de meses se empieza a decantar”, nos dijo un congresista charista

En los cálculos de la casa Char está claro que mantendrán a los senadores Arturo Char y Antonio Zabaraín, y a los representantes César Lorduy, Modesto Aguilera y posiblemente a José Amar.

El representante a la Cámara, José Amar, nos comentó: “Yo hoy no tengo una claridad de quiénes van a ser las otras cuatro personas en la lista, quiénes van a Senado. Hay que esperar”.

En todo caso sí se han dado movimientos. El diputado del Atlántico y cercano a Arturo Char, Gersel Pérez, podría lanzarse a la Cámara por la curul afro, aunque su jefe de prensa nos dijo que “no tenemos todavía claridad de lo que va a pasar”.

Cinco fuentes, que están al tanto de la movida de las curules afro, lo cuentan como uno de los candidatos fuertes para pelear una de las dos curules disponibles a nivel nacional. Pérez fue el diputado del Atlántico más votado con 47 mil votos y está recorriendo el país como presidente de la Confederación de Diputados.

Por otro lado, una fuente del partido Liberal le dijo a La Silla que la senadora Laura Fortich (sobrina y heredera política del excongresista liberal Álvaro Ashton, investigado por sobornar magistrados) apoyaría la lista de Cámara de Cambio Radical, Modesto Aguilera.

Al respecto, una fuente importante del grupo Ashton nos dijo que aún no hay nada concreto: “Hay personas que han buscado acercamientos, pero no ha habido nada de reuniones ni nada eso. Hay personas cercanas a ellos o cercanos a uno que han mostrado la posibilidad”.

Fortich perdió a su fórmula de las elecciones pasadas, la representante liberal Jezmi Barraza, que se fue en alianza con Ana Ucrós, pareja del exsenador Eduardo Pulgar, condenado por sobornar a un juez.

El panorama de sus aliados en el resto del Caribe también ha cambiado.

Los aliados en el resto del Caribe

En 2018 los aliados de los Char en otros departamentos sacaron dos senadores y dos representantes. Son congresistas que, aunque no son directamente del grupo Char, sí siguen la línea de ellos en Cambio Radical, más allá de Vargas Lleras. También asisten a las reuniones lideradas por el patriarca Fuad Char.

Para ese entonces en el Magdalena, el cuestionado clan Cotes, liderado por el exgobernador y amigo personal de Char, Luis Miguel “el Mello” Cotes, sacó al senador Fabián Castillo y al representante Carlos Mario Farelo.

Sin embargo, para esta contienda los Cotes tienen menos fuerza porque en los comicios regionales de 2019 perdieron el poder en la Gobernación del Magdalena. Aún no han definido sus candidatos para las legislativas.

En Sucre, volverá a aspirar la senadora de Cambio Radical, Ana María Castañeda, esposa del exsenador liberal Mario Fernández, amigo personal de Álex Char. Fernández perdió en su aspiración a la Alcaldía de Sincelejo en 2019, pero es aliado clave del gobernador de Sucre, Héctor Olimpo Espinosa.

En San Andrés, su candidato, el representante Jorge Mendez, está más fuerte que antes porque fue fundamental en la elección del gobernador Everth Hawkins.

Es decir, que pese a algunas bajas, la casa Char mantendría una fuerte bancada regional y un músculo electoral que, seguramente, jugará un papel clave en la contienda presidencial, más allá de si su líder Álex Char decide lanzarse o no como candidato.

Compartir
0