Petro busca arrebatarle el voto femenino a Rodolfo señalando su machismo

Petro busca arrebatarle el voto femenino a Rodolfo señalando su machismo
RodolfoMachismoPetro.jpg

En la campaña de Gustavo Petro creen que con un millón y medio más de votos logran ganar la Presidencia. Y esperan encontrarlos entre las mujeres que votaron por Rodolfo Hernández. Para eso, una de sus estrategias más afiladas es señalar el machismo de su rival. La comenzaron a ejecutar el mismo domingo.

“Para las mujeres Rodolfo no representa una opción. Es misógino, mentiroso, piensa que el 52 por ciento de este país tiene que expresar sus ideas en la casa. Un hombre que piensa de esta manera, que no tiene una sola propuesta para las mujeres, no puede gobernar el Estado colombiano”, dijo la senadora electa Maria José Pizarro sobre la tarima donde estaban proyectando los resultados en el Hotel Tequendama el domingo.

Petro retomó esa idea en su discurso de victoria. “Por qué no permitimos que las mujeres no se queden en la casa y puedan gobernar con el presidente… Si somos una ciudadanía libre, seremos una gran nación”, dijo.

Aunque no es la única línea para enfrentar a Hernández, el argumento del machismo de Rodolfo es el que ha tomado más vuelo hasta ahora y ha sido criticado por mujeres petristas y no petristas. Tanto que más de 30 mil mujeres se inscribieron entre el domingo y ayer a una reunión virtual de feministas que apoyan a Francia Márquez, la fórmula vicepresidencial de Petro, para definir cómo conseguir más votos para Petro.

Aunque el mismo Petro fue duramente cuestionado por feministas en el pasado, en esta pelea de género contra Hernández tiene cómo ganar. Pero no tanto porque Hernández sea misógino, sino porque el ingeniero tiene una visión tradicional sobre el rol de mujer como cuidadora de la familia.  

La perspectiva de género de Rodolfo

En el último año de su administración en Bucaramanga, Rodolfo Hernández decidió conmemorar el Día Internacional de la Mujer invitando a las funcionarias de la Alcaldía a un evento que él mismo se inventó. Una vez reunido con cerca de 100 mujeres en un auditorio se puso unos guantes amarillos de plástico y un delantal negro que él mismo mandó a hacer que decía: “En el día internacional de la mujer…regala guantes para los hombres”. Después rifó unos cuantos bolsos entre ellas.

Petro busca arrebatarle el voto femenino a Rodolfo señalando su machismo
image1(0).png

Rodolfo Hernández en el Día Internacional de la Mujer cuando era alcalde de Bucaramanga

Dos años antes, su “homenaje” a las mujeres fue servirles una a una un tinto junto a una señora de servicios generales.

“Eso no lo logramos cambiar. Los 8 de marzo siempre fueron difíciles para las que entendemos los asuntos de género”, nos dijo una mujer que fue miembro del gabinete del hoy candidato presidencial y que no citamos porque ahora tiene un cargo público. “Pero igual había eventos afirmativos de la Alcaldía”, complementa.  

Petro busca arrebatarle el voto femenino a Rodolfo señalando su machismo
image2 (1)(0).png

Dice que en paralelo a esos gestos que revelaban una visión tradicional del rol de la mujer, su Alcaldía impulsó muchos temas de equidad de género.

Rodolfo no creó una política pública o una secretaría especializada como ya existe en otras ciudades, pero sí nombró una asesora para Asuntos de Mujer y Equidad de Género, algo que no existía en Bucaramanga. En su momento, fue la única con cargo de asesor que tenía capacidad de incidir en inversión presupuestal para la materia que asesoraba.

En su administración, se creó una escuela de liderazgo y formación política para mujeres, que capacitó a presidentas de junta de acción comunal y líderes comunitarias para asumir mayor protagonismo político y tener una mayor conciencia sobre equidad de género.

El Centro Integral de la Mujer, que solía ser simplemente un espacio de talleres en oficios como modistería o bisutería, también empezó a ofrecer servicios de atención jurídica y psicológica para unas cuatro mil mujeres en el cuatrienio.

Durante su alcaldía izó durante 15 días una bandera LGBT en el palacio municipal en el mes del Orgullo Gay, y recientemente manifestó que respetaría la despenalización del aborto hasta el sexto mes.

Además, Rodolfo tuvo un gabinete que en varias ocasiones alcanzó a estar conformado por mujeres en más de un 50 por ciento, algo poco común en la administración pública.

Hablamos con tres exfuncionarias y dos exfuncionarios de Rodolfo. Coincidieron en que en su momento, que el gabinete estuviera conformado por siete mujeres de nueve jefes de cartera, fue un mensaje de confianza sobre el rol de la mujer en la política. 

Las carteras que lideraban estas mujeres eran centrales en la administración e incluso en las que más interés tenía Hernández, por considerarse experto en esos temas, como Hacienda o Infraestructura.

“Cuando tenía que dejar alcalde encargado ponía a la de Infraestructura, la de Hacienda o la de Interior, todas mujeres”, nos dijo Laura Rodríguez, quien gerenció la empresa de transporte masivo Metrolínea y el acueducto de la ciudad en su gobierno.

Eso envió un mensaje de empoderamiento a las mujeres.

Aunque, también, detrás de esa elección había una concepción que refuerza los estereotipos de género.

Él ha dicho en distintos escenarios que él confía más en las mujeres para administrar porque “tienen más reserva moral (...) son más trabajadoras, más responsables, más maliciosas”.

Y recientemente dijo sobre el delito del feminicidio que “el Gobierno se inventa delitos para solucionar problemas”. Lo simplifica a qué es un homicidio más, desconociendo que ha sido una medida afirmativa para entender las violencias específicas hacia las mujeres. En este tema, como en otros, ha dejado en evidencia su ignorancia sobre las discusiones contemporáneas y los avances en la agenda de derechos de las mujeres.

Esa mirada la repitió en la polémica entrevista radial de Bésame, que es la que se hizo viral y varios contradictores sacaron de contexto.

La entrevista de Bésame

Hace siete días, en medio de una entrevista radial en Bésame, le preguntaron qué rol tendría su esposa, Socorro Oliveros, de llegar a ser Presidente. Él respondió que “es bueno que ella haga los comentarios y apoye desde la casa. La mujer metida en el Gobierno, a la gente no le gusta. Porque ven que es invasiva, que ella no fue la que eligieron, eligieron fue al marido”.

En redes sociales circula un video en el que cortan la pregunta y pareciera que Hernández, al decir “la mujer”, está hablando de todas las mujeres, y fue esta versión la que Petro reforzó en su discurso.

Hernández ha dicho que la respuesta fue sacada de contexto y que estaba refiriéndose al rol de su esposa en el gobierno y no al de las mujeres en general. Eso tiene sustento en la medida en que él ha dicho que el puesto de primera dama es un derroche de dinero, en línea con su discurso de austeridad.

De hecho, su esposa no está dedicada a la casa, sino es la que gerencia su constructora HG y la campaña presidencial. También es quien administra la plata.

Pero ayer en Caracol, cuando trató nuevamente de explicarse al respecto, aceptó que él cree que “el ideal es que las mujeres se dedicaran a la crianza de los hijos” y que a la mujer en la actualidad “le tocó ponerse a trabajar para complementar los gastos de la casa”.

El petrismo ha sabido tomar nota. 

La munición de Petro 

Que la campaña de Petro encuentre en el tema de género un arma de campaña contra Rodolfo es paradójico dadas las fuertes críticas que ha recibido el candidato desde sectores feministas.

Cuando Petro impulsó en Bogotá la candidatura a la Alcaldía de Hollman Morris, después de que este fue denunciado penalmente por su pareja por violencia intrafamiliar, varias mujeres que lo acompañaban políticamente decidieron irse a la campaña de Claudia López en protesta. También protestaron cuando le dio un puesto privilegiado en su lista al Senado a Alex Flórez, el exconcejal paisa acusado por violencia a su expareja; uno de los cuadros directivos del Centro de Pensamiento Progresista Latinoamericano, integrado por personas cercanas a Petro para difundir sus ideas y que contrató para pauta en redes, era el profesor Fabián Sanabria, denunciado formalmente por violación.

Sin embargo, a la vez, Petro durante su Alcaldía creó la Secretaria de la Mujer en Bogotá y tuvo un gabinete con muchas mujeres y más recientemente, impulsó, contra viento y marea, una lista paritaria al Senado que por primera vez logró que el 30 por ciento del Senado lo conformaran mujeres que están ahí por sus propios méritos y no como herederas del caudal político de un hombre. Y sobre todo, puso como fórmula vicepresidencial a Francia Márquez, una líder que encarna como pocas la bandera feminista y de igualdad.

Márquez se ha convertido en un símbolo de las feministas en la política, y algunas han dicho que más que votar por Petro, están votando por ella. No es solo por su historia personal (fue madre a los 16 años, empleada doméstica, mujer pobre, afro y rural) sino porque se abanderó del discurso feminista y ha estado dispuesta a defenderlo de frente y a chocar con los sectores más conservadores de la sociedad, e, incluso, el mismo Petro.

En el programa de gobierno del candidato del Pacto la agenda de género es un eje central que atraviesa toda su propuesta porque ve a las mujeres como protagonistas del modelo social y económico que quiere lograr.

Es una mirada alineada con la visión feminista contemporánea, y que contrasta con el machismo y el sesgo generacional y más anticuado de Rodolfo. Con el que, de convertirse en Presidente, podría reforzar en el discurso público.

Que ese contraste sea suficiente para que la campaña petrista consiga los casi dos millones de votos que necesita para ganar la presidencia, está por verse, porque al menos la primera encuesta postelectoral ya pone por encima a Hernández.  

Publicaciones

Compartir